RITOS FUNERARIOS KENT, HANNAH

Nota media 7,65 Muy bueno 21 votos 3 críticas

Resumen

Agnes va a morir y asistimos a los últimos días de su vida. Las autoridades que la han condenado por asesinato han decidido que pase el tiempo que le queda en la granja de un matrimonio con dos hijas que la vigilarán y le darán trabajo. Recibirá además, las visitas de un joven reverendo para que se arrepienta de sus pecados antes de enfrentarse con la muerte. Basada en la historia real de la última mujer que, en 1890, fue decapitada en Islandia, Ritos funerarios de Hannah Kent es una novela de suspense y de emociones fuertes con el trasfondo del paisaje helado de Islandia.

3 críticas de los lectores

8

En esta novela dramática basada en un hecho real que aconteció en la Islandia del siglo XIX, la autora, con una prosa pausada y fría, como el paisaje donde se desarrolla, nos presenta una historia que atrapa desde la primera página. Alternando la voz de la protagonista, con las voces de los personajes que la rodean, se van reconstruyendo los hechos, que nos conducirán a un temido desenlace. El contraste de voces, por una parte nos hace sentir en la piel de la protagonista, su miedo a morir, la desesperación de sentirse juzgada, acorralada, obligada a vivir en la incertidumbre… y por otra, percibimos cómo van cambiando los sentimientos de diferentes personajes, quienes en medio de su frialdad empiezan a ver, escuchar y conocer a la persona a quien habían juzgado y condenado de antemano. La historia, muy bien documentada, con una magnífica ambientación y personajes bien perfilados, se desarrolla en un ambiente lóbrego y opresivo, pero tiene brillantes reflexiones sobre la angustia, la culpa, la esperanza, la injusticia… Y la autora transmite con maestría los sentimientos de impotencia y dolor que embargan al lector. Una novela dura, conmovedora y perfectamente narrada, que deja huella.

hace 2 años
10

Maravillosa novela. Nunca creí poder sentirme en Islandia sin estar allí. Nunca creí que alguien que no fuera islandés, pudiera escribir así sobre Islandia. Por si alguien no quiere leer transcribo un parrasó excelso. Aquí viene el cielo ensombrecido y un viento frío que te atraviesa, como si estuvieras ahí, te atraviesa como si no le importará si estas viva o muerta, porque cuando te hayas ido el viento seguirá allí, lamiendo la hierba hasta pegarla en el suelo, sin importar si la tierra está helada o ha empezado el deshielo, porque volverá a helarse y a fundirse y pronto tus huesos, ahora calientes por la sangre y espesos de jugoso tuétano, estarán secos y quebradizos y se descascarillaran y se congelarán y se fundiran con el peso de la tierra sobre ti, y la hierba de la superficie chupada hasta la última gota de tu cuerpo y vendrá el viento y lo echará abajo y te arrojará contra las rocas o te arañara con sus uñas y te llevará hasta el mar en un grito salvaje de nieve.

hace 2 años
7

Una prosa poética y fría. Como el paisaje donde se desarrolla la historia. Poética como la forma que la protagonista da a los recuerdos, fría como muchos de sus personajes. Tiene reflexiones maravillosas sobre el dolor, la culpa, los prejuicios, la forma simplista de afrontar hechos complicados. Pero... pero pero pero, a pesar de todos esos ingredientes y de la naturaleza de la historia, no me ha acabado de emocionar tanto como creía que lo haría al comenzar a leer sus páginas. Y eso me fastidia, y no sé muy bien a qué se debe. ¿Expectativas? ¿Que ya no hace tanto frío? No lo sé.

hace 4 años