LA LENGUA DE LOS SECRETOS ABRISKETA, MARTÍN

Nota media 8,5 Muy bueno 16 votos 6 críticas

Resumen

Martintxo nació en un queso: su Arrigorriaga natal estaba perforada por las minas que llevaron a tanta gente a trabajar a una tierra donde sus habitantes aún cuidaban vacas y hablaban «la lengua de los secretos». Siendo aún niño, ve también cómo la guerra perfora su pueblo con las bombas de los pilotos alemanes. Tras separarse de sus padres, debe ponerse al frente de sus tres hermanos y huir de la devastación; primero a Santander y más adelante a un pueblecito de los Alpes franceses, ya como «niños de guerra».

6 críticas de los lectores

10

Un libro hermoso escrito por el hijo de Martintxo. Donde no solamente narra la guerra vista a través de los ojos de los niños, sino del amor, de la admiración que siente por su padre. Y hay tantas bellas palabras, pensamientos profundos en él, que subrayé casi todo el libro. Extraño ya a cada uno de los protagonistas de esta obra. Será difícil ahora encontrar un libro que me haga experimentar tantos bellos sentimientos.

hace 6 meses
8

Un magnífico libro. De lo mejor que he leido este año. Estás leyendo y riendo a la misma vez. En algún tramo del libro, también te hace pensar lo cruel que es la guerra y las calamidades que pasan las personas. Cada día leía una hoja, no quería terminarlo. Mi enhorabuena al escritor.

hace 1 año
9

Un libro fascinante, te emociona, te hace reir, te muestra un mundo durísimo con una enorme sutileza a través de la mirada del gran Martintxo. La narración es de una sensibilidad extrema, enhorabuena Martin creo que es el mayor regalo que habrías podido realizar a tu fantástica familia. Este libro me lo recomendó el guía que nos enseñó Bilbao, Valentín, gracias por este regalo en forma de recomendación, he disfrutado mucho su lectura.

hace 1 año
8

Es difícil reseñar este libro sin sentir orgullo, orgullo patriótico, orgullo por haber "conocido" a un ser tan maravilloso como el pequeño Martín, tan valiente y auténtico y dar las gracias al autor por habérnoslo presentado, ya que ha sido difícil no enamorarse de él y evitar sacar esa niña que llevo yo llevo dentro al mismo tiempo. Lleno de emociones de todo tipo: alegría, humor, nostalgia y tristeza que parece mentira que solo sea un libro o una historia, porque te agarra el alma y te la retuerce aún si haber vivido esa época, ya que la empatía es inevitable. Recomendaría este libro porque hay que saber lo valioso que puede llegar a ser sentir la desgracia y el sufrimiento a ojos de un niño, la pérdida y crecer en un ambiente de todo menos adecuado a su edad.Tal vez en ocasiones potencie demasiado la emoción y resulte un tanto edulcorado, a mi personalmente ha sido lo que ha hecho la historia más adictiva, el sentimiento del escritor hacia su padre, la humanidad con la que nos lo ha contado y porque fue una época de la que todos deberíamos explorar de cualquier forma. Lo único que no le perdono es las lágrimas que derramé.

hace 1 año
10

Empecé "La lengua de los secretos" de Martin Abrisketa con ilusión y también con recelo. Con ilusión por las muchas y muy buenas críticas que había leído acerca del libro y con recelo porque al protagonista de la historia me recordaba a mi propio abuelo que tenía 12 años cuando empezó la Guerra Civil. Los recelos quedaron pronto olvidados porque el libro está lleno de magia. Martinxo es un protagonista tan, tan especial que muchas veces te hace olvidar que estás envuelto en una guerra sangrienta en la que la muerte está a la vuelta de cualquier esquina. Aunque Martinxo vive la historia como un cuento, la realidad es terriblemente dura: él y su familia sobrevivieron a los bombardeos alemanes que asolaron el País Vasco, especialmente Guernika, tuvieron que abandonar su hogar y tuvieron que emigrar a Nunca Jamás junto a cientos de refugiados. Pese a la dureza de la historia el autor consigue robarte alguna que otra sonrisa porque Martinxo, a veces como duende y otras como Peter Pan consigue que veas los cazas convertidos en moscas, los barcos como ballenas gigantes y a alcaldes convertidos en malvados capitanes Garfio. Incluso que vueles junto a él intentando vencer a los malos o llegar a la luna dónde vive alguien muy especial para él. Pero sin duda lo que hace tan sumamente especial el libro es que Martinxo es el padre del autor. Y no sólo nos cuenta su dura infancia sino también como se fraguó la novela. Por qué decidió contar la historia y cómo escribirla cambió la vida de ambos. El libro es una maravilla. Sólo alguien con un talento muy especial puede conseguir aportar dulzura, ternura y magia a una guerra que partió España en dos. La lengua de los secretos pasará a ocupar un lugar de honor en mi pequeña biblioteca. Por lo mucho que me ha gustado, por lo bien escrito que está y porque Martinxo me ha recordado a otro niño muy especial para mí.

hace 1 año
8

He terminado de leer, La lengua de los secretos. - Ya antes de terminarla y pensando en como definiría la novela, esto, es lo primero que se me vino a la mente, la canción que compuso José Luis Perales allá por 1986. Creo que va ideal para todas esas infancias rotas y destruidas, ya sea por las guerras u otros temas. «Que canten los niños, que alcen la voz, que hagan al mundo escuchar que unan sus voces y lleguen al sol, en ellos está la verdad, que canten los niños que viven en paz y aquellos que sufren dolor, que canten por esos que no cantarán que han apagado su voz». - Cuando comienzas a leer una historia y sabes que será la visión y voz de niños, te haces a la idea de que será más llevadera, mas tierna y amena, trate el tema que trate, en este caso la guerra civil española allá en el País Vasco, pero ... lejos queda esto de la realidad. - Enternecedora, cruel, triste e incluso dura y divertida por la peculiaridad del pequeño Martintxo, vital, curioso, valiente y porque no, con mucha suerte. - Una historia contada a dos voces, la de Martintxo desde sus más profundos recuerdos de la niñez, cómo vivió esa etapa, esa guerra civil allá en tierras vascas, como influenció en su vida, en su familia, en su entorno, allá por el año 1930 en adelante. Y la de su hijo, el escritor Martín Abrisketa en la actualidad, que nos narra la historia de forma melosa, poética, valorando y sopesando el paso del tiempo, las secuelas de aquellos años y los que vendrían después, dentro de su familia, la recuperación de su tierra, en un presente donde aún se respira, aunque muchísimo menos, el miedo y la intolerancia hacia unos hechos que marcaron a fuego al país y su gente, como en todas las guerras, demasiadas muertes injustificadas, donde acaba dominando el sinsentido y el todo vale por sobrevivir. - Una novela muy recomendable, donde ciertamente encontraremos momentos muy duros y tristes, pero también algunos divertidos e inolvidables.

hace 2 años