EL MAESTRO Y MARGARITA BULGAKOV, MIJAIL

Nota media 7,69 Muy bueno 112 votos 10 críticas

Resumen

Moscú, 1930. Sobre la ciudad desciende Satán bajo la forma de un profesor de ciencias ocultas, y suceden prodigios que trastornan la vida de los moscovitas. Entre los afectados está Margarita, a la que Satán ofrece, a cambio de su compañía en una fiesta, la liberación de su amante, el maestro, que se encuentra en un psiquiátrico después de la mala acogida de su obra sobre Poncio Pilato (que esconde a la figura de Stalin) y Yehosua.

10 críticas de los lectores

9

Una obra fantastica, un libro que debemos leer. Muy interesante el significado, el mensaje que deja y el simbolismo utilizado. Lamentablemente no se ruso y no tengo la capacidad de leerlo en el idioma original; muchas cosas se pierden en la traduccion.

hace 2 meses
8

En un sitio de lectura recomendaron este libro con las palabras siguientes: “Una obra maestra de la literatura rusa”. ¡Guau! Tenía que leerla, así que la leí en las últimas dos semanas paralelamente a “La hoguera de las vanidades”. Ahora que lo pienso, dos críticas a las dos potencias de la Guerra Fría: URSS y EUA. Ahora bien, antes de proseguir, “La hoguera…” es una obra muy buena, historia inteligente, entretenida, los perfiles del sinnúmero de personajes muy bien elaborados, no se ven falsos, la crítica aguda a la sociedad norteamericana de los 80 muy aguda y descarnada, y además mucha información sobre tantos aspectos de dicha sociedad, pero no deja de ser un libro de consumo para masas, comercial, en cambio “El maestro y Margarita”, es una obra que salta la barda de lo inteligente y llega a ser una genialidad, por la trama, el mensaje, los símbolos, las situaciones que despliega, su estructura compleja, pero ambas son una crítica que implica necesariamente leer con detenimiento y ponerse a analizar. Las ideas principales que guían la obra son la crítica al sistema soviético y a la sociedad miedosa, arrastrada, servil y además avara que se formó dentro de ese sistema. También las bajezas y miserias humanas. Bulgákov ya había sido censurado por el régimen, y esta obra la quemó una vez al saber que no sería publicada, pero la reescribió tiempo después, pero su fama no llegó sino 28 años después de su muerte, hasta 1968, cuando fue publicada en los países libres. El mensaje es sencillo, pero se entiende hasta el final: sean libres, no hay peor vicio que la cobardía. Un llamado a un pueblo sometido a luchar por su libertad en un sistema en el cual el solo hecho de emitir una opinión era censurado, mal visto y hasta sancionado con cárcel incluso destierro. La trama es sobre la llegada del diablo y su séquito de espeluznantes y malévolos personajes a Moscú, de sus andanzas y malandanzas en las que hacen motón de fechorías: cortar cabezas, robar dinero, engañar a la gente. Paralela a esta historia, al parecer sin ningún sentido, se desarrolla el día de la crucifixión de Jesús el viernes 14 de Nisán, según el autor. Eso desconcierta, pero todo cobra sentido al final. Los personajes son un montón, y los lugares igualmente, sin dejar de mencionar la gran cantidad de situaciones reales y fantasiosas, lo que hace una lectura enredada, pero enriquecedora y entretenida. Me costó interpretar el qué de cada quién, pero al final todo se resuelve por su propio peso. El diablo (nombrado Voland, uno de los tantos nombres del diablo en alemán), y su séquito: Asaselo (que es el chivo expiatorio en la Biblia), una suerte de mayordomo del diablo y en la mitología satánica, el demonio de la lujuria. Un gato gigante comparado a un hipopótamo (nombre que se le da al diablo en Job), Koroviev, una especie de arlequín, la sirvienta y Abanon, secretario del diablo (Apocalipsis). Pero no es que sea una novela satánica, nada que ver, solo son personajes útiles para lo que busca el autor: hacer justicia entre el gremio de literatos, y develar las miserias humanas en la sociedad soviética. Otros personajes: varios literatos a los que dibuja como aprovechados, intrigosos, traidores, ladrones y muertos de hambre, sobre los cuales la justicia macabra del diablo cae con total dureza. Un escritor, el que nunca logra concluir la vida de Poncio Pilatos, pusilánime y sin carácter, temeroso y cobarde, que yace encerrado en un manicomio por lo mismo. Margarita, tomada prestada de Fausto de Goethe, es la verdadera heroína que se enfrenta astutamente al diablo para liberar a su amado. También se dibuja como personaje “el sistema soviético y la sociedad”, lleno de hipocresía, censura, milicias obedientes y represivas, corrupción, falta de libertad y la necesidad de divisas, de moneda extranjera. Como dije, intercala la historia principal con el día de la crucifixión de Jesús, pero el nazareno no tiene ningún papel relevante, al contrario, sus pocas intervenciones son sencillas, sin la profundidad de la Palabra, su imagen es plana, chata, sin sabiduría. El verdadero personaje es Poncio Pilatos y su visión de Jerusalén, los judíos, el Sanedrín, Caifás, Herodes. Poncio Pilatos es el promotor de espionaje, asesinatos y corrupción, pero a la vez se hace un parangón final con la sociedad soviética. Y allí radica una de las genialidades de la obra: el procurador romano fue tan cobarde al no dejar libre a Jesús, pese a que sabía que era inocente, como el pueblo soviético que no luchaba por su libertad, pese a saber que estaba siendo reprimido, sin derecho a nada. El libro está repleto de situaciones tan fantasiosas que uno llega a perderse y preguntarse cuál es el sentido de tantos giros inesperados, del uso y abuso de la picardía del séquito del diablo, del engaño, el fraude, el hipnotismo, etc., hasta que se logra comprender que andan burlándose de un gremio (los escritores) y de un pueblo (los soviéticos) e impartiendo justicia poniéndolos en ridículo, degollando gente, transportándolos a lugares lejanos, engañándolos con dinero falso, etc. Hay una escena en particular muy explícita aunque desconcertante sobre eso: una fiesta macabra en la que todos los invitados, de ultratumba, son presentado a Margarita, que funge de reina, desnuda, a quien todos besan en la rodilla, quienes fueron condenados por crímenes detestables, pero todos son recibidos con pompa, condescendencia, presentados con todos los honores, escena que me dejó sorprendido, aplicable a toda sociedad, en las cuales grandes ladrones del erario público o grandes narcos asesinos, por ejemplo, son tratados como grandes señores. En toda la obra hay una pelea entre ficción y realidad, ficción que es llevada tan fantasiosamente que parecen las locuras de C. Lewis en Alicia en el país de las maravillas. Hay que tener paciencia, informarse un poco sobre el libro antes de leerlo, para entender que cada cosa tiene un significado, y que si bien es intrincado, simbólico, complejo, al llegarse a entender, es iluminador. En el epílogo de la obra se resuelve todo, y es sumamente importante la última puñalada aguda y burlona que infiere al sistema represivo comunista en el que, siempre utilizando símbolos, refleja lo represivo, lo mentiroso, lo nefasto de aquél, y la cantidad de sujetos que sufrieron lo indecible bajo ese régimen. Carlos Alvarenga Tegucigalpa 19/7/20 #TUPoetaSoyYO

hace 6 meses
9

Esta es una de las novelas más importantes de la literatura soviética, y eso que estuvo censurada durante muchos años por considerar antisoviético a su autor (curiosamente, una de sus anteriores novelas, "La guardia blanca", era una de las favoritas de Stalin). Después de largos años, consiguió publicarse gracias a su mujer, que por otra parte es la musa que inspira al autor en la creación del personaje de Margarita. Sobre los años 30 del siglo XX aparece en Moscú el Diablo acompañado por unos pintorescos personajes, que aprovechando las vanidades de los humanos, siembran el caos y la destrucción en la sociedad moscovita de aquella época. Por tanto, tenemos aquí una crítica feroz que le valió una fuerte censura. En medio de todo esto, dos personajes, Margarita y su amado maestro, que ha escrito una novela sobre Poncio Pilato y la pasión de Cristo, cuyo contenido vamos conociendo en la novela. Margarita pacta con el diablo, en un claro guiño al mito fáustico, para recuperar a su maestro y a su novela, que en su día fue rechazada por la clase editorial moscovita. Es una novela sorprendente, con pasajes surrealistas, impactantes, escrita con un estilo satírico y burlesco. No es difícil de leer, lo que sí puede dar lugar a confusión son los nombres, que son largos y confusos, y sobretodo por esa costumbre rusa de que cada personaje cuenta con más de uno. Es una gran obra, pero es importante remarcar que no es una novela para pasar el rato, ni para leerse de un tirón. Hay que irse documentando (al menos en mí caso), porque hay mucho contenido y muchos significados que pueden pasar desapercibidos si no se conoce mucho la historia y la sociedad rusa de aquellos tiempos.

hace 1 año
10

Una excelente obra sobre la vanidad y la condición humana en cualquier época. El diablo y su corte se aparecen de repente en la bella ciudad de Moscú para hacer caer en sus trampas y juegos a varios ciudadanos de todas las clases sociales; a su vez se va narrando la historia del maestro y su novela sobre Poncio Pilatos y de como abandono a su amor eterno, la bella margarita, quien al acudir a una fiesta con el diablo, este le permite a ella volver a encontrarse con su amado maestro. Gran libro, con una gran dosis de humor, ternura y sátira.

hace 3 años
8

Cuando intentan vender novelas que se salen de la norma, suelen decir que son "delirantes" o "hilarantes", y, como si no hubiera más adjetivos, con estos mismos también califican a novelas del montón....todo sea por vender. Pero "El maestro y Margarita" no es una novela más, aunque sea delirante, desternillante a ratos y hasta hilarante. Escrita por Mijaíl Bulgákov (Kiev, 1891 - Moscú, 1940), la obra repasa las pasiones humanas más bajas, frente a las que aún resisten la lealtad encarnada por algunos personajes, depositarios de amor y mayor pureza. El Moscú de los años treinta recibe la visita del mismo Satán, eso sí, reconvertido en el mago Vóland, y acompañado por sus secuaces, entre los que sobresale Popota, un gato parlante, descarado, gran bebedor de vodka. Popota no se priva de nada, no. Causarán estragos entre los literatos de clase, entre los que se reparten el cotarro artístico, y organizarán una función de teatro que, en términos literarios, es una joya digna de leer y releer. Al ser descubiertos por el escritor Iván Bezdomny, Vóland no dudará en enviarle a un manicomio y en continuar con sus tropelías. Allí, entre chalados de toda clase, Iván conocerá al Maestro, un escritor frustrado. La aparición de este personaje abre las puertas a su novela inédita, ambientada en el Jerusalén de Poncio Pilatos y Jesús. El Maestro y su gran amor, Margarita, conectan ambos mundos, el moscovita y el jerosimilitano, y escapan a la vileza generalizada del resto de personajes. Vóland les reservará una gran sorpresa.

hace 5 años

Muy bueno, engancha.

hace 6 años
5

Desconcertante en las primeras páginas, pero los acontecimientos iniciales dan paso a un mundo surrealista y simpático. Lectura fácil.

hace 9 años
9

Estamos ante un libro divertidísimo, cuya lectura se hace realmente grata. El libro esta inundado de sátiras que hacen que por un lado todo sea posible en esta novela, y que por el otro, personajes tales como el diablo y su séquito queden completamente ridiculizados provocando incluso simpatía por ellos. La novela en si es de lo mas entretenida y divertida , ya que podemos ver como distintas personas reaccionan ante la aparición del diablo y que después de un primer momento de incredulidad, intentan ellos mismo mostrarles al resto de la sociedad su existencia por lo que quedaran tachados de locos. Ademas de su contenido revolucionario en cuanto al tema tan original y sobre todo el modo en que lo trata , destaca del libro una pequeña critica hacia el espíritu corruptible de las personas, entre otros temas. En definitiva, libro recomendadísimo, debéis leerlo, es de muy fácil lectura, os hará reír mucho y ademas, destacar que estamos ante una de las grandes novelas de la literatura rusa

hace 9 años
8

La historia se centra en la llegada a Moscú del diablo, acompañado de su séquito de demonios con la intención de corromper a la ciudad debido a su vanidad, codicia y ambición.
Es una novela atrayente, surrealista, con pasajes muy grotescos y como buen escritor ruso, difícil de leer debido a la cantidad de personajes que aparecen en ella.
Es una novela representativamente autobiográfica, donde el autor hace una sátira a la vida literaria del régimen soviético, régimen que por otra parte arruinó la carrera del escritor.

hace 9 años
10

Una auténtica maravilla. Dos libros en uno: por la crítica brutal contra el comunismo soviético y por la bella historia de Poncio Pilatos. Parece imposible conjugar en un libro el humor hilarante que lleva a la carcajada y la delicada poesía con que Bulgákov construye la obra. Uno de los mejores libros que he leído en mi vida.

hace 10 años