GENTE NORMAL ROONEY, SALLY

Nota media 7,24 Muy bueno 33 votos 4 críticas

Resumen

Después de Conversaciones entre amigos, Sally Rooney vuelve a deslumbrarnos con una historia sobre la fascinación mutua entre dos personas que no consiguen encontrarse. 

Ganador del Costa Novel Award. 
Ganador del Irish Novel of the Year. 
Finalista del Man Booker Prize. 
Finalista del Women's Prize for Fiction. 

Marianne y Connell son compañeros de instituto pero no se cruzan palabra. Él es uno de los populares y ella, una chica solitaria que ha aprendido a mantenerse alejada del resto de la gente. Todos saben que ella vive en una mansión y que él es de origen humilde, pero lo que nadie imagina es que la madre de Connell limpia en casa de Marianne. Allí coinciden los dos cada tarde, hasta que un día, una conversación torpe dará comienzo a una relación que podría cambiar sus vidas. 

Gente normal es una historia de fascinación mutua, de amistad y de amor entre dos personas que no consiguen encontrarse, una reflexión sobre la dificultad de cambiar quienes somos. La segunda novela de Sally Rooney acompaña durante años a dos protagonistas magnéticos y complejos, dos jóvenes que llegamos a entender hasta en su contradicción más sonada y en sus más graves malentendidos. Esta es una historia agridulce que muestra como nos conforman el sexo y el poder, el deseo de herir y ser herido, de amar y ser amado. Nuestras relaciones son una conversación a lo largo del tiempo. Nuestros silencios, lo que las define.

4 críticas de los lectores

7

Desde mi punto de vista literatura juvenil que sin ningún tipo de problemas puede leer un joven y un adulto, ya que los protagonistas pasan por esa,difícil a veces, transición. Me parecen dos personajes muy contradictorios pero muy auténticos a la vez y una historia muy real, no como en las típicas pelis sobre institutos y las historias entre los chicos que a veces tienen más de cuento de hadas que otra cosa. Coincido en que el final te deja un sabor agridulce, pero me parece un buen cierre aún así.

hace 2 meses
8

Recomendable!

hace 3 meses
7

A veces, quererse no basta. Por si no fuera ya suficientemente complicado que la persona a la que quieres también te quiera, a veces eso no basta. La distancia. El ritmo. El tiempo. Los tiempos. El momento. Los momentos... Enamorarse no es tan difícil como estar juntos. Y, al mismo tiempo, estar juntos es más fácil que enamorarse. Pero eso no es lo que nos lo han enseñado las comedias románticas, que nos han hecho creer que por más obstáculos que haya, cuando el amor es de verdad, del bueno, siempre sale adelante. Pues no. Y algo así es lo que les pasa a Marianne y Connell, protagonistas de 'Gente normal', de Sally Rooney. Dicho esto, más de uno pensará ahora que se trata de una novela romántica o de un libro de desamor. Pues sí. Y pues no. Es mucho más. Hay algo en esta novela, tan extraña, tan común, tan extraordinaria, que te obliga a revisar, uno por uno, los costurones de tu propio corazón. Y eso, depende del momento, duele. O no duele, pero hace que recuerdes el dolor, lo que, para el caso, es lo mismo. 'Gente normal' es la historia de uno de esos amores de adolescencia que, lejos de agotarse y olvidarse, perdura durante mucho tiempo. Aunque sus protagonistas, Marianne y Connell, apenas estén juntos una pequeña parte de ese tiempo. Se pierden y se encuentran. Se quieren. Están enamorados. Pero muy pocas veces coinciden los tiempos. O las ganas. Porque sí, se puede querer muchísimo a alguien y, a pesar de eso, a pesar de que se te inflama la piel con el simple hecho de pensar en esa persona, sentir en algunos momentos que estar con ella no es una buena idea. Marianne y Connell se conocen en el instituto. Y coinciden en la mansión de ella, donde limpia la madre de él. Ella, en clase, es una rarita. Y él. Él es un chico popular. Y se enamoran. De verdad. Para toda la vida. Se quieren. Se admiran. Se desean. Y se hacen daño. Sin querer. Y a veces queriendo porque, en el fondo, es una manera de recordarse que se quieren. Pasan los años. El instituto. La universidad. Las cosas se dan la vuelta. Marianne es la popular. Connell el chico rarito y callado. Hay algo, en ese Connell, del Holden de 'El guardián entre el centeno'. No sé muy bien qué es. No sé si es esa forma de callarse. De no decir. De esconderse. De quemarse por dentro. Y eso, a veces, no sirve de nada. Quemarse por dentro no sirve de nada. Sobre todo cuando la otra persona está esperando que prendas una hoguera.

hace 5 meses
8

Es un libro lindo, lleno de sentimientos. Los personajes principales los siento ya míos. Los he visto crecer, madurar, reír, llorar y no saber qué hacer con sus vidas. No es para mi el típico libro que me atrapa y no puedo soltar, pero sí me mantuvo en todo momento con ganas de continuar con la historia. Quizá es para leerlo más despacio, en tiempos de confinamiento hay demasiados ratos libre. Al cerrarlo queda en mi un sabor agridulce. Lo recomiendo, sin duda. Saludos. @elkindledefercha

hace 7 meses