Resumen

El argumento gira en torno a Iván Ilich, un pequeño burócrata que fue educado en su infancia con las convicciones de poder alcanzar un puesto dentro del gobierno del Imperio Ruso. Poco a poco sus ideales se van cumpliendo, pero se dará cuenta de que su esfuerzo ha sido en vano; al llegar cerca de la posición que siempre soñó, se encontrará con el dilema de descifrar el significado de tanto sacrificio, y de valorar también el malestar reinante en el pequeño entorno familiar que se ha construido. Un día, se golpea al reparar unas cortinas y comienza a sentir un dolor que lo aqueja constantemente. Dicho golpe es totalmente simbólico; sube a una escalera y cuando está en lo más alto —no solo en la escalera, sino en el estatus que ha tomado en su posición social— cae, y ahí comenzará su declive. Poco a poco, Iván Ilich irá muriendo y planteándose el por qué de esa muerte y de la soledad que lo corroe, a pesar de estar rodeado de personas en el mundo aristocrático que él mismo ha construido.

8 críticas de los lectores

La muerte de Ivan Ilich (1885) Tolstoi, León Lev Tolstoi nació en Yásnaya Poliana en 1828 y murió en la ciudad que hoy lleva su nombre el 20 de noviembre de 1910. Es el autor de 'Guerra y paz', 'Anna Karenina', 'Resurrección', 'Hadji Murat'... Uno de los escritores más importantes de la literatura universal. 'La muerte de Iván Ilich', escrita entre 1884 y 1886, tuvo como punto de arranque un incidente en la vida real. Un magistrado del tribunal de Tula, Iván Ilich Méchnikov, había muerto de cáncer abdominal en 1881; y un hermano del difunto fue quien dio cuenta a Tolstoi de los horribles sufrimientos que habían precedido a su muerte. El relato impresionó tan vivamente a Tolstoi que al punto comenzó a 'imaginar' una obra en la que el personaje principal fuese un juez del tribunal provincial, hombre que a la intachable probidad en su profesión agregaba en su vida personal la honradez, la afabilidad y una clara afición al bienestar físico y moral. (Apunte de la web cadenaser.com/ un_libro_una_hora) FRANCISCO - CRÍTICA Repaso a la vida. Miedo a la MUERTE. Sobrevalorada. Las críticas que he leído tienen mas nivel que el propio libro. Leen entre líneas" cuando la narrativa frecuentemente es aburrida. Da pereza leer este libro NO ENGANCHA. Hasta el lector, está deseando que se muera IVN llichi. El sentimiento de desilusión, tristeza, haber malgastado tu vida y equivocarte puede llegar a "atravesar" el libro y poseerte.. En eso sí que es un libro asombroso (¡menuda gracia!). SER LO QUE SE ESPERA DE UNO. Estudiar, conseguir un buen empleo y una buena posición en la sociedad. Casarse, formar una familia, disfrutar de un hogar. Prosperar. Todos estos pasos parecen, a priori, el recorrido lógico y feliz de una existencia. Es, en definitiva, «lo que debe hacerse«. Sin embargo, para Lev Tolstoi (1828-1910), esto es cuestionable. Es un viaje inútil, un conjunto de objetivos que no tienen porqué aportarnos la felicidad. Al final llegará la muerte, y aquellos que se dejen llevar por el miedo y la angustia padecerán una terrible y solitaria lucha. En 1886, cuando contaba con 58 años y ya se habían publicado sus principales obras maestras, el escritor ruso escribió una novela en la que decidió abordar este planteamiento. El resultado fue La muerte de Iván Ilich (Smert Ivana Ilyichá), una novela existencial llena de grandes cuestiones sobre la vida y la muerte y sobre el sentido que éstas tienen para el ser humano. La historia de La muerte de Iván Ilich se centra en el fallecimiento de un funcionario ruso del que se narra su agonía y muerte tras una larga y penosa enfermedad provocada por un accidental golpe en un costado. A lo largo de las páginas el narrador, adoptando el punto de vista del moribundo, lanza una mirada hacia la muerte, a la que el personaje se enfrenta solo sin ser capaz, en un inicio, de aceptar ese viaje inminente que le espera. Educado desde la infancia para seguir el «camino recto» (alcanzar un gran puesto en la corte imperial, casarse y formar una familia), Iván Ilich repasa su vida, durante la cual se ha esforzado por lograr el más alto estatus posible. Un esfuerzo que de repente descubre que no ha servido para nada. Lev Tolstoi construye una novela de estructura perfecta. En la primera parte presenta los primeros momentos tras la muerte del protagonista, a cuyo velatorio acuden familiares y compañeros de trabajo, que observan la ausencia de Iván Ilich como una oportunidad de medrar profesionalmente. Lo que viene a continuación es una narración ralentizada que abarca toda la vida adulta del personaje, en un recorrido circular desde su infancia hasta su fallecimiento. En ese recorrido Tolstoi se centra en el proceso agónico del protagonista, que se debate entre altibajos de esperanza en la curación y pesimismo ante la inminente muerte, todo ello rodeado por la incomprensión de su mujer e hija y la lealtad de su criado Guerásim y el sincero aprecio de su hijo menor. La de Ilich, que ha ejercido de juez, es una enfermedad que le permite examinar los hechos de su vida y concluir, finalmente, que ésta ha carecido de sentido y que no ha servido para nada, una reflexión a la que llega tras una agónica y penosa lucha con su vida y consigo mismo: «NADA ES COMO DEBERÍA SER. Todo aquello por lo que has vivido y sigues viviendo es una mentira y un engaño que te están ocultando la vida y la muerte.» La muerte de Iván Ilich Tolstoi es un conjunto de capas, en la que además de una reflexión sobre el significado de nuestra existencia y sobre la aceptación de la muerte, también se abordan otras grandes cuestiones como el papel la soledad como compañera de viaje. La muerte del protagonista, por ejemplo, se produce en soledad, pero a lo largo de su historia también advertimos que ha vivido completamente solo, dedicado al trabajo y a una serie de relaciones personales superficiales en las que únicamente la que tiene con su hijo al final de su vida ha sido la más sincera y humana. (Crítica y análisis de la web https://koratai.com/resena/la-muerte-de-ivan-ilich-de-lev-tolstoi) PERSONAJES: Iván Ilich (protagonista), Gerasim (criado), Pyotr Ivanovich (amigo), Praskovya Fyodorovna Golovina (mujer), Lisa, NOTAS que me han impresionado . .

hace 2 semanas
8

Libro que hay que leer sin duda. Cómo trata el tema de la enfermedad y la muerte! Parece que lo padeció él mismo.Si es que al final todo se reduce a disfrutar de lo realmente importante que nos da la vida. Recomendable!

hace 4 meses
6

Buen relato, pero me pareció muy superfluo, esperaba algo más.

hace 6 meses
9

Excelente reflexión sobre la vida, narrada con extraordinaria simpleza. Un libro que hay que leer.

hace 2 años
6

Lástima de enfermedad que sin posible cura ni diagnóstico, se lleva al pobre Iván Ilich. Un ejemplo de vida normal y ambiciosa dentro de la alta burguesía cuya agonía debido a la enfermedad le hace plantearse un examen de conciencia sobre si podía haber vivido de otra manera.

hace 2 años
7

Es un muy buen libro, disfrute mucho leerlo, te hace reflexionar sobre como desea uno vivir la vida, cuales son los asuntos importantes y cuantas cosas uno considera importantes y luego, en el "resumen final" se da cuenta que no lo eran. Lo recomiendo ampliamente.

hace 3 años
6

Es un buen libro, pero a mi gusto deja una sola enseñanza, que como diria una amiga mia: la politica deshumaniza. Es de facil lectura pero lo recomendaria para los mas avanzados. Sin dudas hay que leerlo igual por que es un clasico.

hace 3 años
9

Magistral reflexión sobre la vida, la enfermedad y la muerte, contiene tanta sabiduría y verdad que parece que Tolstói hubiera muerto antes de escribir la novela. En el fondo todo se reduce a vivir juntos, morir solos. Este sí que es uno de los libros que hay que leer antes de morir.

hace 5 años