30 Libros de ficción para descubrir los secretos de la cocina

30 Libros de ficción para descubrir los secretos de la cocina
[Imagen de Edible Book Cake Ideas]
Comer y leer son dos placeres con bastantes puntos en común porque requieren activar varios de nuestros sentidos a la vez. Además, un buen plato, como un buen libro, resuenan en nuestro interior mucho tiempo después de digerirlos y, aunque repitamos la experiencia, siempre nos aportan algo nuevo y diferente.

Existen multitud de libros que nos permiten disfrutar de una buena lectura al tiempo que permiten que nos sumerjamos en el mundo de la cocina más selecta. Se trata de obras que además de dejarnos un buen sabor de boca nos invitan a probar suerte y experimentar con los platos que nos sugieren sus páginas.

A continuación os invitamos a degustar estas exquisiteces…

1. Como agua para chocolate, Laura Esquivel. Con gran sabiduría y sensualidad chispeante, su autora consigue, en los fogones de una vieja cocina, traducir la pasión y el amor reprimidos por la dura moral de una familia mexicana. Reflexión generacional, elogio del secreto y del amor.

2. Pan de limón con semillas de amapola, Cristina Campos. Durante el invierno de 2010, en un pequeño pueblo del interior de Mallorca, Anna y Marina, dos hermanas que fueron separadas en su juventud, se reencuentran para vender una panadería que han heredado de una misteriosa mujer a la que creen no conocer. Son dos mujeres con vidas muy diferentes. Anna apenas ha salido de la isla y sigue casada con un hombre al que ya no ama. Marina viaja por el mundo trabajando como cooperante de una ONG. Mientras intentan desentrañar el secreto que encierra su herencia, tendrán que hacer frente a los viejos conflictos familiares, a la vez que intentarán recuperar los años perdidos. Esta novela es una historia sobre la amistad femenina, sobre secretos guardados y recetas de pan olvidadas. Pero, sobre todo, es la historia de unas mujeres que aprenden a decidir, con libertad, sobre su futuro.

3. Pan negro, Emili Teixidor. La novela en la que se basa la película. A medio camino entre la memoria y la ficción, Pan negro gira en torno a Andrés, un muchacho que crece en los años más crudos de la posguerra. Él pertenece al bando de los perdedores: su padre, hombre de firmes ideales republicanos, ha sido encarcelado por «rojo»; su madre se ha visto obligada a trabajar en la fábrica y confía a su hijo a unos parientes que viven en el campo. Poco a poco se produce un cambio sustancial en Andrés, que de perdedor pasa a sentirse ganador, en una metáfora del país que asimila la derrota y acepta, con pasividad, una victoria que no es la suya. A pesar de vivir lejos de sus padres, en un clima de miedo palpable, el tiempo en la masía está lleno de sentimientos y descubrimientos: el misterioso mundo de los adultos y los primeros pasos en las sendas del sexo. Es también un tiempo de amistades valientes, de cuentos explicados a la vera del fuego, de juegos al aire libre, de pan con vino y azúcar… de pan negro.

4. Los besos en el pan, Almudena Grandes. ¿Qué puede llegar a ocurrirles a los vecinos de un barrio cualquiera en estos tiempos difíciles? ¿Cómo resisten, en pleno ojo del huracán, parejas y personas solas, padres e hijos, jóvenes y ancianos, los embates de una crisis que «amenazó con volverlo todo del revés y aún no lo ha conseguido»? Los besos en el pan cuenta, de manera sutil y conmovedora, cómo transcurre la vida de una familia que vuelve de vacaciones decidida a que su rutina no cambie, pero también la de un recién divorciado al que se oye sollozar tras un tabique, la de una abuela que pone el árbol de Navidad antes de tiempo para animar a los suyos, la de una mujer que decide reinventarse y volver al campo para vivir de las tierras que alimentaron a sus antepasados… En la peluquería, en el bar, en las oficinas o en el centro de salud, muchos vecinos, protagonistas de esta delicada novela coral, vivirán momentos agridulces de una solidaridad inesperada, de indignación y de rabia, pero también de ternura y tesón. Y aprenderán por qué sus abuelos les enseñaron, cuando eran niños, a besar el pan.

5. Escarlatina, la cocinera cadáver, Ledicia Costas. Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil 2015. Si tu cumpleaños coincide con el Día de los Muertos, prepárate para una sorpresa mortal. Eso es lo que le ocurre a Román Casas, que sueña con ser un prestigioso chef y pide un curso de cocina por su décimo aniversario. En su lugar recibe un ataúd negro con las instrucciones para activar a Escarlatina, una cocinera del siglo XIX y su inseparable Lady Horreur, una escalofriante araña con acento francés. Los tres nuevos amigos y el gato Dodot viajan abordo del mortibús hasta el inframundo, donde los muertos viven (bueno, es un decir) bajo el imperio de Amanito, un siniestro tirano. Así arranca una odisea de muerte donde no faltan ingredientes de aventura, misterio y mucho humor. Edad recomendada: a partir de 11 años.

6.  Entre pólvora y canela, Eli Brown. En 1819, el Imperio británico domina los mares con mano de hierro y expande sus tentáculos hasta los confines del mundo. Ajeno a todo esto vive Owen Wedgwood, un cocinero magnífico que lleva casi una década a las órdenes de lord Ramsey, uno de los comerciantes más conspicuos de la época. Pero la plácida rutina del viudo y solitario Owen se trunca en un instante cuando, en el transcurso de un banquete, es secuestrado por los tripulantes del Flying Rose, un barco pirata al mando de la temible Hannah Mabbot, que lo encierra en las bodegas del navío y le anuncia que, si en algo aprecia su vida, deberá prepararle cada domingo una cena exquisita. Y si dicen que el instinto de supervivencia agudiza el ingenio, Owen lo demostrará con creces. Pese a disponer de una cocina sin utensilios adecuados y una despensa saqueada por las ratas, recurrirá a un sinfín de artimañas culinarias para servir a Mabbot deliciosos platos como paté de arenque al romero sobre pan de nueces o raviolis de anguila ahumada al té. Así, semana tras semana, mientras el cocinero lucha con denuedo por salvar su pellejo, entre él y la fiera capitana Mabbot va entablándose una improbable relación que puede acarrearle otro tipo de problemas. Sobre el telón de fondo del lado más oscuro del Imperio, con la trata de esclavos y los abusos vinculados al comercio del té, la seda y la plata, esta singular y trepidante historia gira en torno a dos personajes geniales: el pacato Owen Wedgwood, un Sherezade de los fogones que sufre una auténtica metamorfosis vital entre corsarios desalmados y vivencias al límite, y la insólita y fogosa Hannah Mabbot, cuyos secretos de familia la impulsan hacia un destino que bascula entre la gloria y el fracaso. Una explosiva amalgama de emocionantes aventuras marineras e inauditas experiencias gastronómicas que cautiva al lector desde la primera página.

7. Chocolat, Joanne Harris. El chocolate es algo más que un placer para los sentidos. Saboreándolo las penas se hacen más llevaderas, los secretos menos íntimos, los sueños más reales. Por eso para el cura Francis Reynaud, la llegada a Lansquenet-sur-Tannes de Vianne Rocher, una singular mujer que decide montar una chocolatería, no puede ser sino el primer paso para caer en la tentación y en el pecado. Y frente a él, la joven Vianne solo puede apelar a la alegría de vivir de las gentes de Lansquenet…

8. La última cena. Un verano en Italia, Raquel Cusk. Con la excusa de narrar su estancia familiar de tres meses en la Toscana, la escritora inglesa Rachel Cusk nos ofrece la crónica de un viaje interior que pone en tela de juicio su formación e incluso su misma identidad. En medio de la campiña, el arte, la gente y la cocina de la región, Cusk teje un relato íntimo sobre su propia evolución sentimental. Con el virtuosismo estilístico, la perspicacia y la desnuda inteligencia de sus novelas, Cusk consigue renovar el estricto género de la literatura de viajes.

9. Charlie y la fábrica de chocolate, Roald Dahl. ¿Qué maravillosas aventuras te esperan en la fábrica de chocolate de Willy Wonka? Descubre campos de césped de azúcar en la Habitación de Chocolate, navega por un río de chocolate en un barco de caramelo, haz experimentos con golosinas que nunca se acaban en la Habitación de los Inventos, juega con ardillas en la Habitación de las Nueces y llega hasta la Habitación de la Televisión. Entra en un mundo de fantasía, diversión e imaginación del que no querrás salir. El señor Wonka, dueño de la magnífica fábrica de chocolate, ha escondido cinco billetes de oro en sus chocolatinas. Quienes los encuentren serán los elegidos para visitar la factoría. Charlie tiene la fortuna de encontrar uno de esos billetes y, a partir de ese momento, su vida cambiará totalmente. Su lectura está recomendada a partir de 12 años. Celebra el 40 cumpleaños de esta maravillosa obra mundialmente conocida y disfruta de un clásico moderno a todo color.

10. La sociedad literaria y el pastel de piel de patata de Guernsey, Mary Ann Shaffer y Anni Barrows. Enero de 1946: Londres emerge de las sombras de la segunda guerra mundial. La escritora Juliet Ashton está buscando el argumento para su próximo libro. ¿Quién podría imaginarse que lo encontraría en la carta de un desconocido, un nativo de la isla de Guernsey, a cuyas manos ha llegado un libro de Charles Lamb que perteneció a Juliet? A medida que Juliet y el desconocido intercambian cartas, ella se queda atrapada en un mundo maravillosamente excéntrico. La sociedad literaria y el pastel de piel de patata de Guernsey -nacida como una coartada espontánea cuando sus miembros fueron descubiertos rompiendo el toque de queda de los alemanes- contiene una galería de personajes profundamente humanos, divertidos, encantadores, todos amantes de la literatura, que sobrellevaron la ocupación nazi organizando reuniones de lectura sobre novelas clásicas, siempre alrededor de un pastel de piel de patata. Juliet empieza una importante correspondencia con los miembros de la sociedad, pequeñas joyas que hablan de libros y del placer de la lectura, de la amistad, de la vida cotidiana y del impacto reciente que la ocupación alemana ha tenido en sus vidas. Cautivada por sus historias, decide visitarles, y lo que encuentra le cambiará para siempre.

11. Sabor a chocolate, José Carlos Carmona. Novela ganadora del XIII Premio Literario de la Universidad de Sevilla. Hace más de sesenta años, Adrian Troadec vio a una chica salir de una clase de música. Dos guerras mundiales después, aún funciona la fábrica de chocolate que abrió para conquistarla. Entre dos continentes, partidas de ajedrez y notas de violín, Sabor a chocolate es una sinfonía incompleta de amor y de sueños. Una novela tan intensa y adictiva como el mejor chocolate.

12. El sabor prohibido del jengibre, Jamie Ford. El Panamá es un hotel del antiguo barrio japonés de Seattle que ha estado cerrado durante varios años y cuyo nuevo propietario Henry Lee hace un descubrimiento asombroso: el sótano está lleno de objetos que las familias japonesas dejaron abandonados allí antes de ser enviadas a los campos de internamiento estadounidenses durante la Segunda Guerra Mundial. A raíz de su hallazgo Henry Lee emprende un viaje a través del tiempo que más de cuarenta años después le hará recordarse a sí mismo como un niño chino enamorado de Keiko Okabe, una niña estadounidense de padres japoneses. Ahora Henry Lee buscará a ese gran amor de su vida del que fue separado durante el ataque a Pearl Harbor y cuyo recuerdo pervive como un sabor prohibido.

13. Sabor a canela, José Carlos Carmona. Cecile Goldberg tenía tres años cuando escuchó en Suiza el sonido de un violonchelo. Ese día Cecile supo que jamás abandonaría la música. La desaparición de su madre le hará emprender un viaje en el que encontrará el verdadero amor y conocerá la traición de una amistad. Una vida convertida en un trágico ir y venir de acontecimientos, y una novela que descubre el alma de la música clásica a través de las notas de un violonchelo azul.

14. La insólita amargura del pastel de limón, Aimée Bender. En la víspera de su noveno cumpleaños, Rose prueba una porción de la tarta de limón que su madre le ha preparado. Estupefacta, no logra percibir los sabores de su pastel preferido. En cambio aparecen los sentimientos de su madre: frustración, soledad, tristeza, decepción. Comer resulta una tortura para Rose: descubre las intimidades de los demás y se da cuenta de que su familia no es tan feliz como parecía. Dispuesta a resolver su vida, tras cocinar por primera vez y sentir el vacío de su propia existencia, Rose decide hacer de su peculiaridad una herramienta de placer.

15. Días de menta y canela, Carmen Santos. Nochebuena de 2003. El cadáver de un anciano emigrante español es hallado en una cochambrosa buhardilla de Düsseldorf. En España, Clara Rosell, una mujer madura que se abre camino en un periódico tras años dedicada al cuidado de sus hijos, lee el suceso en un diario y recuerda los años en los que ella y su familia tuvieron que emigrar a Alemania. En ese momento, siente la necesidad de investigar y escribir para el periódico la historia del emigrante. Para encontrar todos los detalles que han rodeado la extraña muerte de este hombre tendrá que viajar hasta Düsseldorf. Sin embargo, la investigación que debe llevar a cabo sólo surtirá efecto si la hace acompañada de Héctor, el hijo que, por motivos desconocidos, el emigrante abandonó cuando era un niño. Héctor y Clara se ven envueltos en una aventura que nunca antes hubieran imaginado. Al mismo tiempo que van derribando el muro de silencio erigido en torno a la figura del anciano, surge entre ambos una inesperada pasión que pondrá en peligro la apacible monotonía de su madurez.

16. Una tarta de manzana llena de esperanza, Sarah Moore Fitzgerald. Oscar Dunleavy, un chico con un brillo especial, bondadoso, generoso, inteligente y sobre todo optimista, tiene un secreto. Sabe preparar unas tartas de manzana «casi mágicas». Todos aquellos que las prueban se contagian inmediatamente de una gran alegría y felicidad. Pero un día Oscar desaparece, y todo el mundo asume que ha fallecido. Solo Meg, su mejor amiga, y Stevie, el hermano pequeño de Oscar, se niegan a aceptarlo. Juntos empiezan a investigar, decididos a descubrir qué le ha podido suceder, y en esta búsqueda épica, los tres chicos aprenderán una valiosa lección.

17. Pepinillos con chocolate, Stéphanie. Una adolescente de trece a catorce años -es decir, que ya no es una niña, pero que todavía no se ha transformado en lo que se llama una jovencita- narra algunos meses de su vida y la crisis por la que atraviesa. Durante el relato nos da su visión de los adultos y su mundo, descubre la injusticia, la belleza, la soledad, el amor, lanzando sobre todo ello una mirada a veces inspirada, siempre inquietante, y sirviéndose de su personal lenguaje. Un tono inimitable, mezcla precoz de madurez y rebeldía, una permanente invención de palabras y expresiones que sólo pueden pertenecer al mundo de los adolescentes… y no forzosamente los de hoy. El conjunto es irresistible por su comicidad y patetismo y, por lo que sé, sin precedentes.

18. Sopa de abuelo, Mario Satz. Catalina la convaleciente y su abuelo Ezra urden, sin saberlo, una historia tierna que roza el sentido clásico de las fábulas. Una adolescente que ha decidido morir bajo el peso incongruente de la anorexia es salvada in extremis por un abuelo jubilado que la cura con un “simple” plato de sopa.

19. Chocolate amargo, Mirjam Pressier. Eva tiene quince años y está gorda. Eso la hace sentirse sola y cree que nadie la quiere. Es un pensamiento recurrente que la devora por dentro. ¿Qué puede haber visto Miguel en ella? Eva está enamorada de verdad por primera vez, y pasa dos semanas inolvidables con él. Poco a poco, se da cuenta de que lo que la separa de la gente que la rodea no son los kilos que la sobran. Literatura recomendada a partir de 12 años.

20. Las recetas de Carvalho, Manuel Vázquez Montabán. La cocina es una gozosa forma de evasión para espíritus inquietos como el de Pepe Carvalho. Sus novelas ofrecen diversas muestras de la cocina tradicional española. En este libro se recogen las mejores recetas a través de diversas secuencias culinarias de la famosa serie. La cocina es, como la literatura, otra manera de crear mundos imaginarios.

21. Tarta de almendras con amor, Ángela Vallvey. Fiona es una joven, huérfana de madre, que tiene «problemas» con la comida, no solo porque ella es la encargada de llevarla a casa y abastecer a su padre enfermo, sino porque la sección de precocinados ha sido su único salvavidas ante su prematura responsabilidad. Fiona tiene imaginación, pero también es realista, por eso la devora el temor a que los Servicios Sociales descubran la incapacidad de su padre y los separen. La comida basura es su manera de olvidar. No sabe cocinar porque tampoco sabe comer. Pero Fiona sí sabe amar. O por lo menos lo intenta: ahí está Alberto, el chico del que lleva toda la vida enamorada, que acaba de volver a la ciudad. La pena es que ha empezado a salir con Lylla, la íntima «mejor enemiga» de Fiona. Toda su vida parece truncada hasta que su tutora del colegio, la señorita Aurora, se empeña en invitarla a comer y le presenta a su tía Mirna, una cocinera a la antigua usanza, bastante chiflada, que le enseña que el principal ingrediente para cocinar postres exquisitos no es el azúcar, sino el amor. Y de eso…, de eso Fiona tiene grandes reservas. Junto con Fuet, una perrita abandonada, y sus amigos Max y Carmen, Fiona descubrirá nuevas emociones mientras emprende una aventura entre cacerolas que cambiará su vida.

22. Recetas para amar y matar, Sally Andrew. Intriga y gastronomía se dan de la mano en esta novela de misterio cálida y divertida con una protagonista con las dotes detectivescas de Miss Marple y el amor por la comida de Montalbano.

23. Un puñado de amigos y dos cerezas, Rosa Grau. Crisi tiene dos pesadillas que rigen los últimos años de su vida: su primera relación sexual hace ya catorce años y el momento en que su socio se fue con el dinero de su empresa. Ahora, una de sus pesadillas se hace realidad y John, el atractivo irlandés con el que perdió la virginidad y a quien no ve desde sus años de adolescente, vuelve a aparecer en su vida. Ha confirmado su asistencia al reencuentro de antiguos amigos que tendrá lugar en la playa el fin de semana. Quizá sea el momento para borrar antiguas heridas y mirar hacia delante. Pero ¿está dispuesta a reencontrarse con su amor de juventud y la estirada de su novia? Un fin de semana en la playa, un reencuentro entre amigos y un antiguo amor que sigue estando muy vivo.

24. El club de los gourmets, Junichiro Tanizaki. «Confío en que entre mis sabios lectores los habrá capaces de imaginar el contenido de los platos a partir de semejantes nombres. En cualquier caso, los miembros del Club de los Gourmets siguieron reuniéndose todas las noches en la mansión del conde. Al final ya no se limitaban a degustar exquisiteces, sino que eran consumidos por ellas y yo, por mi parte, estoy convencido de que en un futuro no muy lejano eso solo puede derivar en dos consecuencias: la absoluta locura o la muerte.» El Club de los Gourmets nos adentra en el perverso universo de la búsqueda del placer. Sus integrantes, cinco sibaritas guiados por el conde G., emprenden un viaje sensual a través de insospechados manjares de alta cocina, encarnación de lo sublime y de lo trágico.

25. El diario de Tita, Laura Esquivel. De las manos, del olfato, de las lágrimas, de los aromas y del corazón de Tita se desprende esta historia deliciosa, este diario es un diálogo íntimo que sigue las huellas de la familia De la Garza, iniciadas años atrás en la exitosa novela Como agua para chocolate. El diario de Tita es el espacio donde la protagonista atesora sus secretos más intrincados, recetas sin preparar, recuerdos que casi se diluyen; es el sitio sagrado donde se mezclan todos los ingredientes de una gran novela junto con los destellos espirituales característicos de la autora. Esta historia logra regalarnos un secreto que a su vez nos permitirá recuperar nuestra propia intimidad y, por qué no, nuestro propio secreto guardado en el fondo de una flor marchita o de una carta que después de generaciones espera sorprender a su asiduo lector.

26. Matar al padre, Yanet Acosta. El padre de la nueva gastronomía del Perú ha desaparecido tras su incendiaria intervención en un congreso gastronómico en Lima. Sus familiares quieren saber de su paradero y viajan hasta Madrid a encargar el caso al investigador privado Ven Cabreira. La periodista gastronómica Lucy Belda ha sido testigo fortuito de la desaparición y comienza a ser víctima de una persecución que la llevará hasta al Machu Picchu. Pide ayuda al único en quien puede confiar, su amigo Ven, pero este se debate entre la vida y la muerte, entre Madrid y Lima, para resolver un nuevo caso en el que política, cocina, intereses empresariales y personales se funden en un plato que siempre sobrevive a las modas. Un ágil relato entre el Perú y España con el que regresa en una esperada segunda entrega el investigador más peculiar de la novela negra española: Ven Cabreira. Un exagente del ya desaparecido Cesid, viudo, coleccionista de barbies, aficionado a la fabada en lata y a los gatos y con una enfermedad que le provoca la pérdida ocasional del sentido del gusto.

27. Una cocina a prueba de ratones, Saira Shah. Dejarlo todo y marcharse a vivir al sur de Francia es el sueño de muchos londinenses, y Anna y Tobias parecen cumplir los requisitos. Ella es chef, y él, aspirante a compositor. Esperan su primer hijo y confían en poder ganarse la vida en un clima soleado y lejos del estrés de la gran ciudad. Pero al poco de nacer Freya, lo s médicos descubren que la pequeña padece graves trastornos cerebrales. Pese al impacto de esta noticia, o tal vez a causa de ella, Anna y Tobias deciden llevar a cabo su plan y se compran una vieja granja en el Languedoc. Allí no sólo deberán aprender a cuidar de su hija sino también a afrontar el sinfín de complicaciones que surgen al instalarse en otro país, en una casa inhabitable de una remota zona rural. Tobias se refugia en la composición y Anna valora la idea de montar una escuela de cocina, si algún día consigue librarse del asedio permanente de los ratones. La estabilidad de la pareja se verá sometida a una gran tensión, mitigada por la presencia de un puñado de excéntricos lugareños: Julien, un espíritu libre que vive en una cabaña de madera; Ludovic, un granjero del lugar que les habla de los tiempos de la Resistencia; Yvonne, la joven dueña del café del pueblo, que prepara unos embutidos de ensueño; y Kerim, angelical y misterioso, que los ayuda a reparar la casa sin pedir nada a cambio.

28. La cata, Roald Dahl. Seis personas se sientan a la mesa en la casa de Mike Schofield, un corredor de bolsa londinense: Mike, su esposa e hija, un narrador sin nombre y su esposa, y un famoso gastrónomo, Richard Pratt. Pratt suele hacer pequeñas apuestas con Schofield con el fin de adivinar el vino que se está sirviendo en la mesa, pero esta noche la apuesta será mayor… Cuando Schofield sirve el segundo vino de la cena comenta que será imposible adivinar cuál es, lo que Pratt toma como un reto. Iban Barrenetxea ha realizado un magnífico trabajo gráfico para invitarnos a esta misteriosa velada. El vino está servido. Empieza la cata.

29. El último banquete, Jesús Ferrero. Todo ocurre en una noche, porque una sola noche puede suponer un tiempo infinito para el deseo, el amor y la muerte. En el intervalo que va de una a otra frase dicha por los comensales de una cena destinada a convertirse en algo más que un banquete, puede la muerte ocultar su baza más definitiva, y puede la zona oscura de la memoria recordar cosas que no debe y consumar actos prohibidos. Igual ahora mismo el amor es el gran prejuicio: lo prohibido y lo temido. Por eso la pasión que se profesan dos de los personajes de esta historia acaba convirtiéndose, más que en una transgresión, en una revelación de las regiones más resbaladizas del deseo. Todo ocurre en una noche, porque en una sola noche pueden el amor y la muerte interpretar íntegramente su melodía. Y cuando acaba el concierto vemos que se apagan las luces y que se derrumba el escenario, y sabemos que ya nada volverá a ser como antes. Pocas veces Jesús Ferrero había decidido acotar tanto su espacio narrativo en favor de un clímax en continuo ascenso y en beneficio de una tensión dramática que tiende a ajustarse como una malla al desarrollo de la acción. Premio Azorín 1997.

30. El gourmet solitario, Jiro Taniguchi y Masayuki Kusumi. Un hombre solitario, con un trabajo que le permite una gran movilidad, recorre las calles de Tokio y otras localidades japonesas para visitar a sus clientes. Cada día es una ocasión para redescubrir un barrio que conoce o para conocer uno nuevo. Pero para este hombre, siempre solitario, el momento de la comida constituye una auténtica aventura, casi un ritual. A lo largo de 19 capítulos El gourmet solitario nos presenta otros tantos platos de la cocina tradicional japonesa. A través de la mirada curiosa de este viajero gastronómico, los autores, Jiro Taniguchi y Masayuki Kusumi, trazan un auténtico retrato sociológico de Japón y de su riqueza gastronómica. Ambos consiguen sumergirnos en las costumbres japonesas, en un paseo sembrado de olores, sabores y diversidad. El gourmet solitario forma parte de esas cosas sencillas que nos ayudan a ver el lado bueno de la vida.

Valencia, 7 nov. (Àngels S. Amorós, Quelibroleo)

1 opinión en “30 Libros de ficción para descubrir los secretos de la cocina”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *