LOS MÉDICI II. Un hombre al poder STRUKUL, MATTEO

Nota media 7 Muy bueno 3 votos 2 críticas

Resumen

Florencia, 1469. Lorenzo de Médici está ganando el torneo en honor de su esposa, Clarice Orsini, apenas llegada a Florencia para su boda con el hombre que se convertirá en el Magnífico. Este matrimonio no es un paso fácil para Lorenzo: su corazón -está convencido- pertenece y siempre pertenecerá a Lucrezia Donati, mujer fascinante y de extraordinaria belleza. Sin embargo, se avendrá a la voluntad de su madre y reforzará la alianza con una poderosa familia romana. Llamado a gobernar la ciudad y aceptar los costes y los compromisos de la política, dividido entre amor y poder, Lorenzo subestima a los formidables adversarios que están tramando contra él para arrancarle el liderazgo de Florencia, Girolamo Riario, sobrino del papa Sixto IV, concibe una conjura cuyo resultado será terrible para Lorenzo. Y desde ese momento comenzará un período de violencia y venganza de suyas consecuencias muy pocos se librarán...

2 críticas de los lectores

8

Esta es la segunda entrega de esta saga de la familia más prestigiosa del Renacimiento, ubicándose históricamente a mediados del siglo XIV. En este libro, Matteo Strukul enfoca su atención al gran Lorenzo de Médici, apodado como “El Magnífico” y de cómo debe llevar las riendas de Florencia tras la muerte de su padre Piero de Médici. Lorenzo será reconocido por convertirse en un hábil político, en un personaje amado y respetado por el pueblo, por ser un apasionado y mecena de las artes y su fomento dentro de la sociedad. Siendo Lorenzo “El Magnífico” el eje de esta novela, éste presenta primero a su lado a amante, Lucrecia Donati, quien también es aceptada por el pueblo a pesar de no ser la esposa oficial de Lorenzo, sino Clarice Orsini, y segundo a Leonardo DaVinci, quien encarna el amor de Lorenzo por las artes, éste se convertirá en un gran y cercano amigo. Lorenzo, Lucrecia y Leonardo representarán el triángulo casi central de la narración de esta segunda entrega y los sucesos que constantemente irán apareciendo, servirán para comprobar la verdadera lealtad entre ellos. Por otra parte, está Laura Ricci, quien nos dejó una página a medio leer al final del primer libro de Los Médici. Ella será quien envenene la mente de su hijo Ludovico Ricci para que, junto a Girolamo Riario, conspiren en contra de los Médici, en especial en contra del propio Lorenzo. Una novela realmente atrapante, donde la historia, el romance, la amistad, la lealtad, la conspiración y las intrigas confabulan para mostrarnos esta apasionante novela, la cual recomiendo.

hace 6 meses
7

“Leonardo caminaba a lo largo del Ponte Vecchio. Inspiró los olores que impregnaban el aire frío. Sintió el de la carne. Vio los puestos de los carniceros, rojos de sangre. En el suelo, la corteza de nieve helada, llena de restos de carcasas, iba poco a poco fluyendo en regueros oscuros hacia el Arno, que corría más abajo. Las tiendas daban directamente sobre el río.” Leonardo da Vinci uno de los personajes de esta segunda entrega de la saga de los Medici, protagonizada por Lorenzo, nieto de Cosimo. En ella la familia Medici se ve envuelta en una conspiración orquestada por algunos de sus enemigos acérrimos (los Pazzi, el papa Sixto IV, El arzobispo de Pisa, ...), con asesinatos, acusaciones de sodomía, revueltas,... y todo ello para mantener (u obtener) el poder de la ciudad, tiempos convulsos en la Florencia del siglo XV narrados magníficamente por Strukul Los hechos de la novela van desde 1469 con la muerte de Piero (hijo de Cosimo, padre de Lorenzo), hasta abril de 1478 con la muerte de Juliano (hermano de Lorenzo) una de las consecuencias de la revuelta conocida como “la conjura de los Pazzi”. Una curiosidad, como todos sabéis, en la actualidad el Ponte Vecchio está lleno de joyerías y de miles de turistas, aunque evidentemente no siempre ha sido así. En el siglo XV y con el objetivo de reducir los “malos olores” de la ciudad se decidió trasladar al Ponte Vecchio todas las carnicerías de Florencia, para que los aires del Arno se llevaran los olores y sus aguas algunos restos.

hace 1 año