Resumen

Este poemario tiene mucho de álbum de fotos, de diario y cuaderno de apuntes... ¿Es poesía confesional? ¿Es poesía de la experiencia? Tranquilos: no, es mucho mejor. Aquí hay destellos del barroco y del pop, de parodia y autoparodia -lo que siempre es muy inteligente (se titula ni más ni menos que Barriga)-, del grupo Cántico y de la música indie, de los Novísimos y de las artes plásticas -Pepe Espaliú siempre- y de la moda, del cine y, por supuesto, de Patty Bravo.Aunque diga Marcos que "solo la belleza no es suficiente / y no salva", la buena poesía, la suya por ejemplo, es un magnífico antídoto para hacer frente a esta realidad tozuda. El recorrido que traza Marcos va de la nostalgia a la fantasía, del amor al deseo, de la aventura a la utooía, pero siempre soslayando toda literalidad, porque Barriga narra un mito: el de ese hombre de algo más de treinta años que de pronto descubre que ya no es joven, o al menos no ese joven adolescente del que ahora tal vez crea que está enamorado. ¿Les suena a algo? ¿Cuántos antepasados ilustres tiene Marcos Augusto? Oscar Wilde, Thomas Mann, Cavafis...Ignacio Vleming.

1 críticas de los lectores

6

Cuando he leído este libro me he dado cuenta que casi que lo secundario es el libro. El autor se siente viejo con poco más de treinta años y eso sí que parece importante. Tiene una mente perversa, me parece a mí, que hace que escriba algunos poemas buenos. Como suele pasar con los poemarios, me ha gustado a páginas.

hace 2 meses