VÍCTOR ROS Y LOS SECRETOS DE ULTRAMAR TRISTANTE, JERÓNIMO

Nota media 5 Regular 5 votos 3 críticas

Resumen

Madrid, 1885. María Fuster le pide a Víctor Ros que busque a su marido, desaparecido sin dejar rastro: se trata de Martin Roberts, un viejo amigo del policía que ahora trabaja para el servicio secreto español. Víctor Ros pronto descubrirá que la ausencia de Roberts parece relacionada con Giselda Albertos, una atractiva y sensual artista de variedades cubana. Junto a su amigo Alfredo Blázquez y su cochero Arístides, el inspector viajará a La Habana, donde frecuentará la compañía de espías internacionales, agentes dobles, empresarios norteamericanos, autonomistas e insurgentes, miembros de la sacarocracia cubana y militares españoles. Pero Martin Roberts parece haberse evaporado. Y la principal pista sobre su paradero puede estar en el lugar más insospechado: una exótica exposición del Museo Metropolitano de Nueva York, auspiciada por el Havana Club y donde se exhibe la momia del faraón Khnumakht. El inspector Víctor Ros regresa a la escena del crimen con Los secretos de ultramar, una trepidante aventura en los últimos años de la Cuba colonial con el ocaso del Imperio español de fondo. En busca de su amigo tendrá que adentrarse en las profundidades de la selva cubana, la manigua, para encontrarse con viejos enemigos y fantasmas del pasado.

3 críticas de los lectores

2

Cada vez me gusta menos el personaje de Víctor Ros. Va de tolerante cuando es un intolerante, es condescendiente, engreído y muy poco humilde. Y tan inteligente y perspicaz como es a veces actúa como un tonto de baba. Sabe que se está metiendo en una trampa y simplemente se adentra en ella más y más, ¡y luego va repartiendo culpas de que han muerto veinte soldados inocentes!. Luego sospecha que Zorita en un traidor y cuando se lo encuentra inconsciente el la selva no le quita el arma antes de despertarle... Vamos que tonto profundo.

Hablando de inconscientes, he perdido la cuenta de las veces que el personaje pierde la conciencia en éste libro, un poquito de variedad por favor.

Luego todo el asunto de la momia es completamente absurdo. Un solo tío tiene que desnudar un cadáver, cambiarse la ropa con él, sacar una momia del sarcófago, desliarla con cuidado para no romper el vendaje y vendar el cadáver con unas vendas de hace tres mil años a toda prisa y sin saber nada de momias. Joder, no haría falta ser egiptólogo luego para ver que se ha hecho la sustitución de un cadáver seco y eviscerado por un cadáver fresco y corpulento envuelto de cualquier forma, de hecho no haría falta ni haber visto la momia de antes. Pero nadie se da cuenta, ni siquiera el McNoSeQué ese que la conoce de antes, absurdo, completamente absurdo.

También hay que decir, aunque no entraré en detalles, que es un libro perfecto para demostrar a aquellos que dicen que la leyenda negra no existe, que no solo existe, sino que la tenemos metida hasta el tuétano.

hace 1 año
7

Entrenido y de lectura fácil, esta entrega de Víctor Ros le hace marchar a La Habana junto a Blázquez y Arístides persiguiendo el rastro de su amigo Roberts. Allí se encontrará con tramas relacionadas con los americanos que intentan dominar la isla, los problemas de la esclavitud y un crisol de culturas.

hace 1 año
9

Buenísima nueva aventura del detective Vístor Ros en la quse embarca a la Cuba de la segunda mitad de 1.800. Interesantísima y muy bien documentada.

hace 1 año