QUEVEDO. ESPEJO CÓNCAVO DEL IMPERIO VIZCAÍNO, JOSÉ ANTONIO

Nota media 9 Excelente 1 voto 1 críticas

Resumen

Dicen que todos hablan de él y que nadie se ha molestado en leer su poesía y su prosa: esa es su gloria y, paradójicamente, su desgracia. Las habladurías y los chascarrillos han evitado que caiga en el olvido, pero han difuminado los contornos de su verdadera personalidad y de su obra. Fue, como tantos otros escritores, un hombre excesivo. Amigo o azote del poder según le convino; hijo de su tiempo, por tanto, celebérrimo enemigo de homosexuales y cristianos nuevos; misógino y a la vez putañero; espadachín y bebedor consumado; consejero en Nápoles y Sicilia, espía en Venecia. Sus hazañas, sus miserias, sus querellas literarias con Luis de Góngora, sus destierros a la Torre de Juan Abad (Ciudad Real) o su cautiverio en León aparecen en estas páginas.

1 críticas de los lectores

9

Un relato histórico fidedigno, nada tedioso, que repasa la vida de un hombre lleno de contradicciones, de un poeta capaz de cantar al amor o a las gracias y desgracias del ojo del culo. No es de extrañar que el peso de la vida, su cuerpo contrahecho y sus excentricidades le llevaran a escribir: "Ninguna cosa me da más horror que el espejo en que me miro: cuanto más fielmente me representa, más fieramente me espanta".

hace 6 años