NUESTRA PARTE DE NOCHE ENRIQUEZ, MARIANA

Nota media 7,07 Muy bueno 14 votos 5 críticas

Resumen

Un padre y un hijo atraviesan Argentina por carretera, desde Buenos Aires hacia las cataratas de Iguazú, en la frontera norte con Brasil. Son los años de la junta militar, hay controles de soldados armados y tensión en el ambiente. El hijo se llama Gaspar y el padre trata de protegerlo del destino que le ha sido asignado. La madre murió en circunstancias poco claras, en un accidente que acaso no lo fue.

Como su padre, Gaspar está llamado a ser un médium en una sociedad secreta, la Orden, que contacta con la Oscuridad en busca de la vida eterna mediante atroces rituales. En ellos es vital disponer de un médium, pero el destino de estos seres dotados de poderes especiales es cruel, porque su desgaste físico y mental es rápido e implacable. Los orígenes de la Orden, regida por la poderosa familia de la madre de Gaspar, se remontan a siglos atrás, cuando el conocimiento de la Oscuridad llegó desde el corazón de África a Inglaterra y desde allí se extendió hasta Argentina.

El lector encontrará en estas páginas casas cuyo interior muta; pasadizos que esconden monstruos inimaginables; rituales con fieros y extáticos sacrificios humanos; andanzas en el Londres psicodélico de los años sesenta, donde la madre de Gaspar conoció a un joven cantante de aire andrógino llamado David; párpados humanos convertidos en fetiches; enigmáticas liturgias sexuales; la relación entre padres e hijos, con la carga de una herencia atroz; y, de fondo, la represión de la dictadura militar, los desaparecidos y, más adelante, la incierta llegada de la democracia, los primeros brotes del sida en Buenos Aires... El terror sobrenatural se entrecruza con terrores muy reales en esta novela perturbadora y deslumbrante, que consagra a Mariana Enriquez como una escritora fundamental de las letras latinoamericanas del siglo XXI.

5 críticas de los lectores

7

Confieso que me costó engancharme con el libro y con la historia en general, creo que demora bastante en arrancar, se hace muy larga la introducción, pero al final la historia funciona perfectamente, termina por atraparte e involucrarte con los personajes y sus pesares. Es muy del estilo de Stephen King, rescato la mezcla original que hace la autora entre la ficción y la propia realidad histórica de Argentina de la época. Como crítica creo que es un poco largo sin que esto le aporte demasiado (creo que se le podrían haber eliminado varias páginas y funcionaría mejor), y el final es un poco abrupto, creo que merecía más desarrollo. Pero en general es un buen libro, se disfruta mucho.

hace 1 semana
10

MARAVILLOSO. Las últimas páginas las leí despacio porque no quería terminarlo. Para mi, una obra maestra. Historia original, atrapante, terrorífica por momentos.; mezcla de cultura, geografía, historia... es una locura lo bien narrada que está. Personajes sublimes, los extrañás al terminar. Espero encontrar otro libro que me genere algo parecido a este. Lo amo.

hace 1 mes
1

No me gusta nada la forma en la que está narrado. Para narrar de esa forma se te tiene que dar bien y para mí no lo consigue. La historia va demasiado deprisa para mi gusto, tanto que ni me entero, he tenido que abandonar la lectura.

hace 6 meses
8

Sin esperarlo me he encontrado con un libro que me ha mantenido bastante enganchada. Novela oscura, original... narrada de un modo distinto pero ameno.

hace 8 meses
7

«Mariana Enriquez es una escritora fascinante que exige ser leída. Como a Bolaño, le interesan las cuestiones de la vida y la muerte; su ficción nos impacta con la fuerza de un tren de mercancías» (Dave Eggers). «Una narradora oscura, minuciosa, terrible y cautivadora» (Javier Calvo). «Leer a Enriquez es una experiencia dura, emocionante. Sus historias no son tranquilizantes. Es una maestra de lo macabro que no apela a emociones baratas, sino que cada pequeño detalle de oscuridad está allí por una razón y cada una de sus historias contiene una carga política» (Anne Meadows, Granta). «Mariana Enriquez muestra todo y lo muestra con morbo. Ilumina con luz intermitente de velas las zonas más oscuras de la literatura argentina» (Violeta Gorodischer, La Nación).

hace 1 año