MADRID ERA UNA FIESTA HERRASTI, PEDRO

Nota media 6,5 Bueno 2 votos 2 críticas

Resumen

Madrid, 1924. Jorge Blanco se había convertido en la sombra del general Franco desde sus primeras contiendas en África hasta la revolución de Asturias. Ahora que ha vuelto a Madrid, ascendido a capitán de regulares, no por ello su vida es más tranquila. Ha aparecido el cadáver de un policía en la recién estrenada Residencia de Estudiantes, y allí se encamina, tras la petición del inspector, para esclarecer el caso. El arte rodeará a Jorge Blanco, que se verá envuelto por los intelectuales de la época, desde Carrere o Moreno Villa hasta los grandes genios como Buñuel, Juan Ramón Jiménez, Dalí o Lorca (un tanto enloquecidos); pero además se verá sorprendido por los acontecimientos, que envuelven sus pesquisas como un torbellino: las revueltas comunistas, muchas ganas de juerga, grandes dosis de alcohol, un grupo de bellezas norteamericanas... Un Madrid alegre que baila a ritmo de jazz en el sofisticado Rector's Club, que parlotea en tertulias como la del Pombo de Gómez de la Serna y que protesta contra la dictadura de Primo de Rivera en el Ateneo o celebra sus primeros actos feministas. Y, en medio, el capitán deberá ser capaz de desentrañar una tela de araña que parece no tener fin y que, en el fondo, pende sobre él como una cuerda que está a punto de ahogarlo… Madrid era una fiesta plantea, como se entrevé en el título, una divertida historia de intriga por la que desfilan Unamuno, Juan Ramón Jiménez, Azaña, Fermín Galán y Victoria Kent, entre otros muchos personajes tan extravagantes como reales. Una novela singular, águil y narrativamente original inmersa en un momento inigualable de la vida intelectual y política de España, que a nadie dejará indiferente.

2 críticas de los lectores

6

Interesante historia con muchos personajes famosos de principios del pasado siglo de por medio, pero algo pesada y reiterativa de leer.

hace 6 meses
7

Un libro a caballo entre la Historia de España y la novela negra que hará por un lado las delicias de aquellos que gusten de adentrarse en mundos duros y detectivescos y los que además quieran conocer como era aquel Madrid del primer tercio del siglo XX, y todo ello sazonado con un personaje en el que se asientan los canones de un Flashman cobardón y divertido, un Berty Wooster de lo más fiestero y un Falcó cínico y pragmático. Se la recomiendo.

hace 1 año