LA GRAN CASA KRAUSS, NICOLE

Nota media 6,5 Bueno 10 votos 2 críticas

Resumen

Cinco años después de la publicación de La historia del amor, su extraordinaria segunda novela, que fue traducida a treinta y cinco idiomas y la situó en el panorama de la literatura internacional, Nicole Krauss —elegida entre los mejores veinte escritores estadounidenses menores de cuarenta años— ha escrito una nueva aproximación al insondable tema del amor, la memoria y la pérdida, una historia que llevará al lector a lo largo de un viaje lleno de pasión y melancolía, desde Nueva York a Jerusalén, de Londres a Budapest, y desde los años cuarenta hasta nuestros días. El insólito protagonista es un viejo escritorio que pudo haber pertenecido a Federico García Lorca y que se vuelve un objeto de fascinación o repulsión para aquellos que conviven con él. El imponente mueble, uno de cuyos diecinueve cajones está permanentemente cerrado, se torna así el hilo conductor entre los distintos ámbitos donde se desarrolla la novela. En Nueva York, una escritora ha estado utilizándolo desde que en 1972 se lo prestara un poeta chileno, Daniel Varsky, víctima de la policía secreta de Pinochet. Un día, una mujer que dice ser la hija de Varsky reclama el mueble, y la vida de la escritora ya no será la misma. Al otro lado del océano, en Londres, un hombre descubre el secreto que durante cincuenta años le ha escondido su mujer. Y por último, una joven norteamericana que estudia en Oxford traba amistad con una excéntrica pareja de hermanos cuyo padre es un anticuario israelí especializado en recuperar muebles expoliados por los nazis. Llevando su arte narrativo a un nivel insospechado, Krauss reúne pacientemente los elementos en apariencia dispares de un relato fragmentado hasta convertirlo en una cautivante metáfora de la memoria y de la herencia, no sólo material sino sobre todo emocional.

2 críticas de los lectores

8

Al que le fascinara "La historia del amor", quizá esta segunda novela de Krauss no le parezca tan buena. Krauss es una maestra del lenguaje, y aquí vuelve a hacer uso de su fuerza para mostrarnos, sin ambages, a que sabe el licor de la pérdida y del dolor. Para ello crea un buen entramado de historias personales, marcadas por la misteriosa presencia de un escritorio cuya propiedad pudo estar en su día en manos de García Lorca. No es una lectura fácil y al uso. Tiene partes difíciles para un iniciado, y todo está narrado con la técnica de la primera persona. Pero, para mí, esta mujer tiene un don: el talento indiscutible e inconfundible que acompaña a muy pocos escritores. Literatura sincera y de calidad.

hace 7 años
6

El libro está bien, creo que Krauss es una buena narradora, pero las conexiones entre los capítulos no me parecieron tan sorprendentes como las pintan y personalmente los monólogos interiores de Nadia y el abuelo israelí se me hicieron largos a ratos. Ahora voy a leerme el de la Historia del amor, a ver.

hace 7 años