Resumen

Haplo, el patryn liberado del Laberinto, es enviado por el Señor del Nexo a Pryan, el reino del fuego. A bordo del "Ala de Dragón", Haplo cruza la Puerta de la Muerte y se dirige a ese sofocante reino donde la permanente luz solar y la abudancia de lluvias ha dado lugar a una jungla exuberante, tan inmensa que los humanos y los elfos viven en las copas de los árboles y sólo los enanos residen en las proximidades del suelo. El mandato que lleva Haplo es sembrar el caos entre los habitantes de Pryan y preparar así el terreno para que los patryn puedan dominarlo. Sin embargo, las constantes guerras ya han conseguido este objetivo. Los enfrentamiento y el odio racial, mantenidos durante generaciones, no cesarán ni siquiera bajo la amenaza de aniquilación a manos de los legendarios titanes. Al grito de "¡Muerte!" y armado con una magia lo bastante poderosa como para rivalizar con la del propio Haplo, un sacerdote humano y su dragón cabalgan a la vanguardia de la destrucción. La salvación de Haplo depende de su capacidad para vencer a los titanes..., pero todavía no conoce la manera de arrasar a esos gigantes renegados. Infantil y juvenil.

2 críticas de los lectores

6

Me gustó más el primero de la saga. En esta ocasión creo que le faltan personajes más memorables con los que empatizar (son todos bastante miserables). En lo que sí destaca nuevamente es en la imaginación de los autores creando mundos, con sus propios ecosistemas y sociología, y la información que da -con cuentagotas- de la trama arco de la saga.

hace 4 meses
8

Haplo regresa para hacer otro viaje. Un nuevo mundo, nuevos personajes, nuevas aventuras y desventuras. Este libro nos aclara un poco más el tema de los sartán y los patryn. También nos deja momentos memorables y grandes personajes, como Paithan y Rega, Aleatha y por último Zifnab quien hace claros guiños a El Señor de los Anillos y James Bond, entre otros. La historia está a la altura del primer libro. De nuevo, si te gusta la literatura fantástica y te gustó Ala de Dragón este libro es obligatorio.

hace 3 años