Resumen

«Ha llegado el momento para mí de echar a volar mi imaginación, tumbarme al sol, quitarme los zapatos y, por fin, hablar.» Con estas palabras, Harpo Marx, el famoso hermano mudo, rompe su silencio en unas delirantes y conmovedoras memorias escritas con el inimitable sentido del humor de los hermanos Marx. Harpo relata en estas páginas su infancia en el Nueva York de principios de siglo, donde fue expulsado de la escuela y tuvo que aprender por sí mismo; la historia de su estrambótica familia; la precariedad de los inicios de su carrera artística, y el éxito en los años dorados de Hollywood. Una lectura inolvidable.

2 críticas de los lectores

10

Cuando una se compra la autobiografía de Harpo Marx espera leer miles de anécdotas y datos sobre las películas de los Hermanos Marx; pues bien, Harpo menciona el titulo de dos películas de Los Hermanos Marx, y de pasada. Se explaya en su infancia, en sus padres, hermanos; en los años sufridos en el teatro, en sus entrañables amigos, en sus hobbies y juegos favoritos, su arpa, su mujer y sus hijos, pero nada de las películas, nada de la fama, nada del dinero, nada. Me sorprende pero, sobre todo, me encanta. No es el mejor libro que he leído pero sin duda es, el más especial, la autobiografía de un hombre (anécdota contada por su hijo en un epílogo) que a los 60 se sintió profundamente herido porque en su programa de radio favorito (uno infantil donde felicitaban el cumpleaños a los niños por radio) nadie le felicitó. A partir de aquel año, hasta que el programa dejó de emitirse, los personajes del programa de radio infantil, Tío y Piggy nunca se olvidaron de felicitar al "pequeño Arthur Marx" un feliz cumpleaños y decirle dónde estaba escondido su regalo. Que ternura de persona. Un libro excelente.

hace 9 años
7

Harpo se sincera en una autobiografía hermosa, cuyos mejores pasajes se encuentran al principio, al narrar su infancia y adolescencia en el seno de una familia muy singular; y al final, cuando pasa de ser un actor famoso rodeado de ilustres personajes de la época a padre de una familia no menos peculiar. El tramo intermedio con sus aficiones, viajes y amistades puede resultar algo largo y repetitivo, pero no carece de interés, pues inserta anécdotas memorables. Un tipo entrañable, sin duda, este gran cómico.

hace 9 años