EL EMBALSE 13 MCGREGOR, JON

Nota media 7 Muy bueno 3 votos 1 críticas

Resumen

En un pequeño pueblo de Inglaterra, durante unas vacaciones, una adolescente desaparece. El suceso altera el sosegado ritmo de vida de sus habitantes, que se unen en una intensa búsqueda mientras una multitud de periodistas cubre la noticia y la policía se moviliza para encontrarla. La investigación se prolonga durante meses, pero la vida continúa y el tiempo termina imponiéndose de manera inexorable. Los vecinos asistirán a nacimientos y muertes, vivirán enamoramientos y rupturas, mostrarán lo mejor y lo peor de sí mismos, guardarán secretos que quizás debieran salir a la luz, agradecerán pequeños favores y se enfrentarán a traiciones inesperadas.

1 críticas de los lectores

9

A comienzos de este siglo, en un pequeño pueblo de la Inglaterra rural, una adolescente que, junto a su familia, visitaba la localidad, desaparece. Tras ello, los vecinos se reúnen de urgencia e inician un rastreo coordinado. Hasta aquí, elementos que podrían inducir a catalogar “El embalse 13” como una novela policiaca. Frente a ello, a lo largo de cada uno de los capítulos de esta obra que no cabe calificarse más que de magistral, Mcgregor utiliza el eco de fondo de un misterio para concatenar estampas de la vida de los habitantes del pueblo a través de una sucesión de capítulos iniciados siempre el primer día de cada año nuevo que sigue al suceso. El autor, creando una nebulosa imaginaria de fondo que recuerda al “Twin Peaks” de David Linch, intercala la narración de la vida diaria de los personajes con breves alusiones a los fenómenos naturales en cada época del año. Aves que migran, plantas que se escarchan y embalses que aumentan y disminuyen de volumen en función de las lluvias. Con un dominio impecable de la técnica de crear atmósfera, Jon Mcgregor deja que de las páginas de su novela se desprenda cómo las tragedias y los hechos que marcan a una colectividad se ven difuminados conforme pasa el tiempo y la vida de las personas sigue su curso. A lo largo de la historia, el lector no encontrará ningún tipo de trama en torno al desarrollo de las pesquisas ni sobre los sospechosos. Sólo breves referencias al caso que, de boca de los vecinos del pueblo, verdaderos protagonistas de la novela a través de vivencias que se entrelazan y muestran las alegrías y decepciones de su vida, hacen ver que el recuerdo de la joven sigue latente pero, conforme pasan los años, es la existencia de los lugareños la que se va imponiendo. Sin afán de hacer “spoiler” (valga el anglicismo en defecto de palabra más adecuada en nuestra lengua), la adolescente no aparece ni se da con el sospechoso. Pero “El embalse 13” queda como un ejemplo de maestría por parte de un escritor que, sin recurrir a tramas que enganchen a un lector en busca de argumentos llenos de giros sustentados en que ocurran hechos de impacto, logra contar pequeñas historias de una vecindad a lo largo del tiempo haciendo de cada página un deleite para quien valore más la técnica de narrar y la rara habilidad de transmitir. Obra de minorías, pero avalada por una editorial (“Libros del asteroide”) caracterizada hasta ahora por su impecable selección de títulos alejados de la literatura comercial y simple, “El embalse 13” está llamada a convertirse en una novela de culto. El mismo paso de los años que Mcgregor refleja entre sus páginas como causante del progresivo olvido de una sociedad ante una desaparición, será el que consagre esta novela como un clásico. www.antoniocanogomez.wordpress.com

hace 2 meses