DIARIO DE UN JUBILADO DELIBES, MIGUEL

Nota media 7,14 Muy bueno 21 votos 3 críticas

Resumen

En 1995 Delibes completa la trilogía de Lorenzo. En esta novela, el entrañable protagonista de los diarios se dedica a acompañar a don Tadeo Piera, un mediocre poeta provinciano, acuciado por su homosexualidad y obsesionado por obtener el Premio Nobel. Por otro lado, Lorenzo y Anita se convierten en aspirantes compulsivos a participar en concursos televisivos, símbolo del materialismo de la sociedad española de fines del siglo XX.

3 críticas de los lectores

9

Brillante libro que cierra la trilogía iniciada con "Diario de un cazador". El protagonista entra en esa etapa que para muchos es triste y para otros feliz: la jubilación. Lorenzo tendrá que adaptarse a esta nueva condición. Los días de caza ya han pasado. Solamente quedarán las riñas picajosas con su mujer, las escasas relaciones con sus hijos independizados, y una ridícula "aventurilla" de última hora que es toda una trampa para chantajearle y extorsionarle. Un acertado colofón para uno de los mejores ciclos de las letras españolas.

hace 1 año
8

Terminé con los diarios de Lorenzo y creo que lo voy a echar de menos. Han pasado casi 40 años desde el anterior diario (también para Delibes) y nos reencontramos con un Lorenzo que ha cambiado poco. Aunque ha colgado definitivamente la escopeta, está enganchado a los culebrones de la tele y sueña con participar de sufridor en el "Un, dos, tres" o en "El precio justo", Lorenzo sigue siendo el mismo que conocimos en los anteriores diarios. Ahora tiene 60 años y se acaba de jubilar. Por añadir algo de dinero a su pensión, encuentra un trabajo de acompañante de un poeta gay que está impedido. Esta relación es lo mejor de un libro que se hace muy corto.

hace 3 años
8

No es una obra maestra, pero no está mal, resulta entretenido y es breve (unas cien páginas). Es el tercero y último de los Diarios de Lorenzo. El mismo personaje, Lorenzo, con la jubilación voluntaria a los sesenta años. En la vida real no hace muchos años, unos veinte, pues ya había pasado la Transición y menciona algunos datos que la identifican. En éste, ya jubilado, su protagonista cae pro primera vez lo que había evitado hasta el momento y le sale el tiro por la culata. En general, como los dos anteriores, agradable y con el interés propio de seguir la vida de un personaje que muy bien podría ser de la vida misma.

hace 3 años