Resumen

Alrededor de una mesa preparada con el samovar, el té y las pastas, varias mujeres se disponen a pasar la tarde. Los temas de conversación desembocan pronto en los amores, el sexo y los caprichos de los hombres. Y con ellos se irán desvelando los más íntimos secretos de este elenco de mujeres fascinantes, así como sus miedos, sus remordimientos y varias anécdotas a cuál más escandalosa. Bordados es un libro radicalmente vivo que nos enseña qué significa ser mujer, no solo en un país islámico, sino en cualquier lugar del mundo.

4 críticas de los lectores

7

La autora plasma con frescura una conversación intergeneracional entre las mujeres de una familia iraní. En ella se abordan cuestiones como la sexualidad, el matrimonio y las experiencias y expectativas vitales y afectivas de cada una. Una novela gráfica con perspectiva costumbrista que se aproxima a las particularidades culturales e inquietudes propias de las mujeres de este país.

hace 6 meses
7

Me he reido mucho con esta novela gráfica. No es la misma temática que Persépolis, sino que trata de una convesación entre mujeres entorno a un té, tal y como podemos encontrar en cualquier familia o grupo de amigas. Algo tan simple que te saca alguna que otra carcajada.

hace 2 años
7

Se trata de una novela gráfica cortita que se lee en un rato y resulta un “entretenimiento” muy agradable. Mientras un grupo de mujeres iraníes (algunas ya conocidas si se ha leído “Persépolis”, como la propia autora y su abuela) se reúnen a tomar el té de la tarde, mantienen una larga conversación en la que “se airean los corazones” y todo tipo de cotilleos y confesiones sobre los hombres, el matrimonio, el sexo y la virginidad tienen lugar. El título también resulta curioso cuando descubres que es una especie de juego de palabras entre los diversos significados de la palabra en el original, en francés (“Broderies”). Aunque no alcanza el nivel crítico de “Persépolis”, sí que muestra una parte del modo de vida de las mujeres iraníes.

hace 9 años
6

Lejos de la intensidad emocional de Persépolis y Pollo con ciruelas, Satrapi entrega una obra menor, de agradable lectura, que esconde algunos pasajes hilarantes pero que en otros se muestra repetitiva y frívola, sin ahondar en los personajes, y carente de la carga crítica de las obras mencionadas.

hace 9 años