¡AY, CARMELA! / EL LECTOR POR HORAS SANCHIS SINISTERRA, JOSÉ

Nota media 9,5 Excelente 2 votos 1 críticas

Resumen

Las dos obras que contiene este volumen definen las distintas etapas de la escritura de Sanchis Sinisterra. Con ¡Ay, Carmela!, que pertenece a su etapa inicial, el autor obtuvo un rotundo éxito de crítica y público. Planteada como una crónica sentimental de la guerra civil desde la memoria republicana, tiene mucho de ajuste de cuentas con la Historia, pero también con nuestra propia época, con el teatro español y con la trayectoria personal de su autor. El lector por horas constituye la obra culminante de sus investigaciones sobre la estética de la recepción. El aparentemente simple eje comunicativo entre los personajes -alguien lee y otro escucha- desencadena una serie de consecuencias que alteran irreversiblemente sus vidas. José Sanchis Sinisterra (Valencia, 1940) es uno de los dramaturgos españoles más comprometidos con el teatro de su tiempo, que pretende con su teatro sorprender y estimular la conciencia del espectador desde un punto de vista ético y estético.

1 críticas de los lectores

10

Sillas vacías, sopa fría, vino convertido en vinagre, metáforas sobre lo que fue la guerra, huellas de los invitados a un paseo sin retorno. Adaptada por Carlos Saura, la obra teatral de José Sanchis Sinisterra, se ha convertido en una de esas joyas literario-cinematográficas sobre la guerra civil española. "Carmela y Paulino, variedades a lo fino", así se anunciaba la modesta compañía de Paulino, que tendrá que representar la obra más difícil de su vida ante la soldadesca nacional. Pero Carmela, espontánea, salerosa, picarona y vocinglera, saldrá de escena de la peor forma, dejando a Paulino solo en su solo cabo. Y todo por defender a unos brigadistas internacionales, ella, precisamente ella, que no sabía por dónde andaba Polonia, pero que era catedrática del hambre y licenciada en todas las injusticias. El diálogo inicial es una maravilla. Sobre el escenario, Paulino pregunta al espíritu de Carmela sobre el más allá, y este, desde el más acá, lo describe de tal forma que el lector no puede dejar de sentir la mayor de las inquietudes y una gran pena por la infeliz Carmelilla.

hace 6 años