Resumen

Son tres los protagonistas de esta extraña y fantástica aventura literaria del siglo XX: dos hombres -Herbert Stencil, que busca algo que cree haber perdido, y Benny Profane, quien, como nunca tuvo nada que perder, nunca ha buscado nada- y V., una enigmática mujer que tan pronto puede ser una joven desflorada en el Cairo, como la hembra de una rata de alcantarilla en Nueva York, una bailarina alemana en el suroeste africano, un misterioso país o una lesbiana de París. Pero ¿por qué Stencil se empeña en investigar la verdadera identidad de V. La respuesta tal vez resida tanto en la pertinaz idea que tiene Stencil de que «detrás de V., y en V.,hay mucho más que todo lo que jamás hayamos soñado» como en esa reflexión del propio Pynchon «Lo que son para el libertino unos muslos abiertos, lo que es el vuelo de los pájaros migratorios para el ornitólogo, lo que es una tenaza para el ajustador, esto es para el joven Stencil la letra V». Todo parece verosímil en esta extraordinaria novela, todo un clásico de la literatura contemporánea.

3 críticas de los lectores

9

Es que es un libro asombroso y colosal. Un laberinto de más de 500 páginas al que no hay que buscarle salida. Sólo pasear por él y disfrutar del viaje. Lee la crítica completa en http://porunpunadodelibros.wordpress.com

hace 4 años
6

Se intuye a un enorme escritor por detrás de una trama muy alambicada y una galería inacabable de personajes con los que, si no tomas buena nota desde el principio, terminas por perderte, como me ha pasado a mí. El personaje de Benny Profane, por ejemplo, que es uno de los protagonistas, simplemente no he sabido qué pasa con él ni qué importancia tiene en la trama. Tal es así que si alguien me preguntara cuál es el argumento exacto de la novela o tuviera que explicar qué es lo que ha pretendido el autor, me vería en serios problemas. Me da mucha rabia tener que hacer esta crítica así porque tenía grandes expectativas (sé que abundan los forofos de T. Pynchon) y me habría gustado ser uno más, porque sé que el defecto de lectura está en mí y no en la novela.

hace 6 años
10

Cuando llegamos a la lectura de Pynchon, cuando podemos comprederlo y disfrutar en sus paginas, entonces sabemos que hemos escalado un peldano mas en nuestra carrera como lectores. Podemos decir que llevamos la direccion correcta en nuestro ejercico de lectura como expresion de libertad absoluta.

hace 7 años