LOS PRIVILEGIOS DEL ÁNGEL REDONDO, DOLORES

Nota media 7,06 Muy bueno 18 votos 4 críticas
  • GéneroNarrativa
  • EditorialEUNATE
  • Año de edición2009
  • ISBN9788477682066
  • Idioma Español

Resumen

Ambientada en la zona pesquera de Pasajes en los setenta, y en el San Sebastián actual, explora el sortilegio que forja los irrompibles lazos de la amistad en la infancia. Celeste Martos sufre con cinco años la pérdida de su amiga de juegos, rompiendo así el equilibrio que vivieron hasta entonces. Comenzará en ese momento a vivir un duelo que prolongará por veintitrés años llevando la negación de su muerte hasta límites aberrantes. Con el férreo y disciplinado control de los suicidas vocacionales, vivirá la soledad de una personalidad etérea en un mundo carnal y despiadado con los ángeles, mientras una paradójica lucha se desencadena en su interior en un intento desesperado por hallar respuestas.

4 críticas de los lectores

8

Me gustó mucho. Un libro original y muy bien narrado. Engancha y sorprende.

hace 1 mes

Me tuvo enganchada desde el miuto dos. Me gustó mucho.

hace 1 año
5

Lo he leído porque me gustó mucho la trilogía del Batzán, pero la verdad es que este primer libro de la autora no me parece que esté a la altura. Está bien escrito, se dejan ver en sus líneas muchos guiños que identifican la forma de escribir de Dolores Redondo, pero no me ha enganchado tanto como los que escribió después, no llegó a mantenerme realmente interesada

hace 2 años
10

CARTA DE UN SORPRENDIDO LECTOR A UNA ESCRITORA NOVEL:
tensión y ternura. La conjugación de los dos términos de forma literaria es el resultado de la obra que me ocupa. Con frases cortas, bien estructuradas, con un amplísimo vocabulario y dominio del lenguaje, nos va narrando la sordidez de situaciones concretas, saliendo airosa de ellas y con mucha dignidad. La crudeza de la realidad que viven los personajes, nos va introduciendo en la peripecia del mundo que los toca vivir, pasando del sobresalto a la tibieza y ternura que impregna toda la obra. La lectura se hace fácil, y a veces cuasi armoniosa, musical y embelesante; llevando al impaciente lector por un tobogán hasta un final tan imprevisible como sorprendente, y haciéndole creer tras la lectura, que el verdadero privilegiado no es el ángel del título, sino él mismo.

Sin duda, la próxima carta que escriba a Dolores Redondo Meira, no será a una escritora novel, sino que, ya consagrada. Tiempo al tiempo.
Francisco Díaz Sánchez.

hace 6 años