LA CONJURA DE LOS NECIOS TOOLE, JOHN KENNEDY

Nota media 7,48 Muy bueno 1.239 votos 81 críticas

Resumen

En este libro todo es extraordinario, empezando por su historia. Escrito a principios de los años 60, el autor no pudo conseguir que se editara; creyéndose un escritor frustrado se suicidó en 1969, a los 32 años. Su madre siguió intentando infatigablemente su publicación, lo que no consiguió hasta 1980 (cuando ella tenía 79 años), gracias al apoyo del gran novelista Walker Percy, y tan sólo en una editorial universitaria de Louisiana, cosa en principio muy poco prometedora para una consagración literaria. Y, sin embargo, el libro alcanzó en pocos meses un éxito inmenso, coronado en 1981 con el premio Pulitzer y con la crítica más entusiasta y unánime aparecida en muchos años. Su autor ha sido comparado a Cervantes, Fielding, Swift, Rabelais, Dickens... Resulta imposible resumir la trama picaresca y siempre sorprendente de esta obra, ambientada en Nueva Orleans y sus bajos fondos. Su figura central es uno de los personajes más memorables de la literatura norteamericana: Ignatius Reilly –una mezcla de Oliver Hardy delirante, Don Quijote adiposo y Tomás de Aquino perverso, reunidos en una persona–, que vive a los 30 años con su estrafalaria madre, ocupado en escribir una extensa y demoledora denuncia contra nuestro siglo, tan carente de «teología y geometría» como de «decencia y buen gusto»; un alegato desquiciado contra una sociedad desquiciada. Por una inesperada necesidad de dinero, se ve «catapultado en la fiebre de la existencia contemporánea» embarcándose en empleos y empresas de lo más disparatado. Los personajes secundarios son tan exóticos (y neuróticos) como los de una película de los Marx Brothers: Darlene la stripteaseuse de la cacatúa; Burma Jones, el quisquilloso portero negro del cabaret Noche de Alegría, regentado por la rapaz Lana Lee, quien completa sus ingresos como modelo de fotos porno; el patrullero Mancuso, el policía más incompetente de la ciudad; Myrna Minkoff, la estudiante contestataria, amiga de Ignatius; Dorian Greene, un líder de la comunidad gay; la desternillante octogenaria Miss Trixie, siempre enfurecida porque no le dan la jubilación... y tantos otros personajes inolvidables.

81 críticas de los lectores

7

El término FRIKI se empleaba en Estados Unidos para referirse a las personas que tenían alguna malformación o anomalía física. Sin embargo en España, que empezó a usarse a primeros de este siglo, se utiliza para denominar a toda persona que consideramos extravagante en grado sumo. Pues bien este preámbulo me sirve para indicar que el libro trata sobre un FRIKI (Ignatius Reilly) en clave de humor. En España hemos tenido y seguimos teniendo un montón de frikis, Carmen de Mairena, La Bruja Lola, El Cuñao, Carlos Jesús, y así podríamos estar un día entero y no pararíamos. Todos ellos, y también Ignatius Reilly, se caracterizan por ser unos personajes extrafalarios en sus formas de hablar, vestir, comportarse, pensar,… es decir son tipos raros. Y también les une otra característica, que a todos los que nos consideramos “normales” estos tipos tan peculiares nos hacen reÍr. Dicen que La conjura de los necios es un libro que, o gusta mucho o no gusta nada. Yo no estoy de acuerdo. A mí personalmente hubo pasajes donde me lo pasé fenomenal con su lectura y otros no tanto. Tiene momentos delirantes, con unas situaciones increíbles que te llevan a la sonrisa sino a la carcajada, y por el contrario tiene otros momentos más anodinos. Los libros póstumos suelen tener, en muchas ocasiones, un mayor reconocimiento que el que hubieran tenido en vida del autor. No sé si será el caso, pero no deja de ser sorprendente que en vida de John Kennedy Tool hubo varias editoriales que rechazaran su publicación. ¿Hubieran tenido el mismo éxito, caso de vivir sus autores cuando se publicaron, El diario de Ana Frank, La suite francesa y La conjura de los necios?

hace 3 días
9

No es infrecuente que las novelas de este género se centren en hacer reír al lector a expensas de descuidar la trama. No es este el caso, sin embargo, de La conjura de los necios. El argumento no es en absoluto simple, pues de un punto común nacen varias tramas secundarias, que se irán desarrollando paralelamente a las aventuras de Ignatius, ese protagonista inaguantable, embrollador y victimista con el que por razones desconocidas uno acaba empatizando. Tramas secundarias, decíamos antes del inciso, que acaban uniéndose en un desenlace digno, esta vez sí, de una gran novela. Además, las aventuras de Ignatius se ven condimentadas con intervenciones de personajes memorables aunque secundarios, muy diferentes entre sí pero divertidos todos ellos, y que constituyen otro de los motivos por los que esta novela aventaja a otras obras cómicas. Es por eso, tal y como se pone en relieve en el prólogo escrito por Walter Percy, que no estamos ante una mera comedia. Sería más justo definirla como una gran novela con tintes cómicos y un trasfondo difícil de definir, pero que emociona tanto como novelas más solemnes. En efecto, desconozco el qué, pero hay algo que convierte en indispensable esta novela tan original. Seguramente cada uno encuentre sus propios motivos.

hace 2 meses
8

Un libro muy entretenido, de mis favoritos.

hace 2 meses
6

El personaje de Ignatius es el centro de toda la obra. A veces va de victima,fanfarron,idelista según convenga,despota;todas estas cualidades están concentradas en el.No me resulto tan entretenido como esperaba.

hace 2 meses
10

De los mejores libros que he leido en la vida. Uno de los pocos que he releido varias veces. Inolvidable Ignatius.

hace 2 meses
6

Al principio, el libro me ha gustado por las ocurrencias del personaje principal, que de lo ruin, usurero, miserable , culto y pedante que es, resulta gracioso. Pero, una vez pasada la sorpresa de conocer a dicho personaje, el libro no me ha entretenido. La mayoría o todos los personajes que salen en el libro, son unos necios, tal y como indica el titulo, en consecuencia sus conversaciones son totalmente insulsas y tediosas. Me costo terminar el libro, aunque, no tenga muchas paginas.

hace 2 meses
6

Un libro diferente, por momentos se hace difícil de terminar sobretodo por la época en que se escribió y por ciertas situaciones un poco ridículas, pero gracias a que el autor se suicidio justo con la edad que tenía el personaje principal del libro y por supuesto al personaje de Ignatius sobre el que gira toda trama, se te queda un buen sabor de boca cuando lo terminas.

hace 4 meses
9

Me encantó.Lo leí tambien hace casi 20 años y me pareció hilarante y muy realista tanto en situaciones como en describir el ambiente en el que se movía Ignatius.Coincido con Gilgamex en que te quedas con un sabor agridulce,como de pena.También me impactó su "Biblia de Neón", atribuída al mismo autor(aunque me escamó la historia de que su familia encontró su manuscrito en un viejo baul. En cuanto al rechazo de algunos lectores,hay que entender la época en que se publica...Lo que hace 20 años te pareció novedoso,original,atrevido,etc...hoy en día,obviamente,no parecen lo mismo.No entiendo la manía que tienen las editoriales en sacar al mercado un libro que ha tenido exito en su momento,en múltiples versiones diferentes y engañosas libro bolsillo,precio especial verano,pack de regalo,etc...eso hace confundir mucho al posible lector.No es lo mismo la fecha de edicion que la fecha en la que lo escribió el autor y se lanzó por primera vez.Yo aconsejo mirar en la primera página interior la fecha de copyright...Mas de una vez he comprado un libro creyendo que es reciente,y al cabo de tres o cuatro paginas caer en la cuenta de que ya lo había leído hace años....por supuesto,con otra portada y otra contraportada.

hace 5 meses
9

Es excelente mire por donde se lo mire. El personaje principal fue creado muy inteligentemente y los personajes secundarios lo decoran correctamente. Este libre es un triunfo del desdichado John Kennedy Toole.

hace 5 meses
4

Sobrevalorado. Me decepcionó.

hace 7 meses
10

Definitivamente, un libro genial. Una vez que te adentras en la trama y conoces a Ignatius Reilly, no paras de reir. Al final te quedas con una sensación nostálgica. Creo que es un libro obligado sobre todo para los hijos únicos. No se van a arrepentir de leerlo. Saludos.

hace 7 meses
5

Coincido con la gran cantidad de lectores decepcionados. Demasiado larga, con páginas y páginas que no aportan nada. Remonta al final, en el desenlace, pero no compensa. Evidentemente el humor es algo muy personal, de otra manera no podría entender que alguien se ría de los personajes y las situaciones narradas con muy poca gracia. Se basa en el absurdo, pero resulta demasiado previsible a partir del primer capítulo y exagerado casi siempre. No se me hace difícil entender el rechazo de los editores, lo que me resulta extraño es el éxito póstumo.

hace 7 meses
2

Comencé a leer el libro con ganas viendo sus buenas críticas. A medida que pasaban las hojas no me lo podía creer: no me estaba gustando en absoluto. Pensé que era problema mío, que no está hecha la miel para la boca del asno, pero veo que a otras muchas personas también les ha parecido un soberano co**zo. No entiendo cómo puede tener una calificación tan alta y tanta fama. Ni quijote moderno ni leches; más bien es un Torrente repetitivo, loco y sin gracia.

hace 8 meses
6

El protagonista de la novela Ignatius Reilly, una mezcla de Oliver Ardí delirante que a los treinta años vive con su estrafalaria madre, ocupado en escribir una extensa y demoledora denuncia contra nuestro siglo. Un alegato desquiciado contra una sociedad desquiciada. Una novela disparatada, y sorprendente que rompe con los cauces habituales de la narrativa norteamericana. He de reconocerle el mérito de la creación del personaje principal aunque en muchos casos me perdía con la historia y no conectaba del todo con la pretendida crítica a la sociedad moderna. Le concedo el don de la originalidad y la sátira pero no el del entretenimiento y el mensaje, que es lo que más me llena en una novela. Lo recomiendo a medias.

hace 1 año
7

Me gustó bastante, el personaje de Ignatius es magnífico. Un "Quijote moderno".

hace 1 año
3

Juas, Juas... Con esto lo digo todo.

hace 1 año
7

Al igual que otras obras notables que han cuestionado el stablishment y la realidad sociocultural de su época, La conjura de los necios trasciende respecto de un determinado momento histórico y se convierte en esa suerte de novelas que son válidas para cualquier tiempo, que continúan siendo novedad a pesar de ser clásicos. Porque el contenido es aplicable a nuestra época. Aunque hayan pasado la friolera de 60 años, la sociedad contemporánea continúa siendo la misma: aún señalamos con el dedo al raro, al excéntrico que no casa con un determinado patrón, que va a contracorriente de lo que se ve como aceptado socialmente. Ignatius no es otro que Don Quijote, Nietzsche o Harry Haller, incomprendidos en un contexto históricocultural debido a sus posicines desafiantes respecto con el medio en el que les tocó desarrollarse. Uno, criticando la novela y el gremio de las caballerías; los otros, cuestionando los ideales y la moral burguesa. A mi juicio, la literatura debe ser, ante todo, un medio de protesta social, una herramienta para cambiar la realidad. Evidentemente, parece ser que se está muy lejos de ello -sobre todo por haber perdido la literatura la fuerza que gozaba en otros tiempos, al ser sustituida por otras formas de entretenimiento-. Cualquier libro que tenga la pretensión de tamaña empresa es un ejercicio colectivo muy positivo pues, por un momento, miramos y contemplamos desde una distancia lo que nos acontece cada día en nuestras narices. Aun así, La conjura de los necios me ha parecido una lectura de la que me esperaba más de lo que es realmente. Presenta pasajes aburridos, en mi opinión. Eso sí, Ignatius es uno de los mejores personajes de ficción con los que me he topado en mi senda literaria. .

hace 1 año
3

La novela cuenta la historia de Ignatius J. Reilly, un personaje egoísta, ególatra y reaccionario que a sus treinta y pocos años vive con su madre en una Nueva Orleans de mediados del siglo XX. La trama transcurre por la vida de Ignatius y su relación con las personas que le rodean a las que odia, al igual que odia el mundo en el que vive, y que denuncia en interminables textos escritos a mano en cuadernos de colegio y de los que está convencido que que algún día serán una gran obra filosófica y crítica de una sociedad falta de ideales y moralidad. Si hay algo que sí que tiene el personaje de Ignatius, es entidad y personalidad propia, un simple dibujo en cualquier parte es totalmente reconocible. ¿Será que no lo cogí en el mejor de los momentos?, puede ser…

hace 1 año
5

No me gusto demasiado, tengo pensado volver a leerlo para ver si termino de encontrarle el gusto.

hace 1 año
9

Me gusto bastante mas que "El guardian entre el centeno". Los personajes son muy graciosos y como novela que destroza el mito americano es maravillosa. Lo recomiendo.

hace 1 año