LA CIUDAD DE LOS PRODIGIOS MENDOZA, EDUARDO

Nota media 7,45 Muy bueno 398 votos 19 críticas

Resumen

En el período comprendido entre las dos Exposiciones Universales de Barcelona de 1888 y 1929, con el telón de fondo de una ciudad tumultuosa, agitada y pintoresca, real y ficticia, asistimos a las andanzas de Onofre Bouvila, inmigrante paupérrimo, repartidor de propaganda anarquista y vendedor ambulante de crecepelo, y su ascensión a la cima del poder financiero y delictivo. Mendoza nos propone un nuevo y singularísimo avatar de la novela picaresca y un brillante carrusel imaginativo de los mitos y fastos locales. Una fantasía satírica y lúdica cuyo sólido soporte realista inicial no excluye la fabulación libérrima.

19 críticas de los lectores

6

El proyecto de Mendoza es loable. La intención se adivina. Pero el modo de llegar a la misma es, cuanto menos, de dudoso acierto. Mendoza trabaja con un cambalache de fechas, lugares y personajes; con una mezcla de tiempos y certezas que acaba despistando. El libro reivindica el espíritu burgués catalán del primeros del siglo XX (el que marcará a la burguesía de la ciudad condal hasta hoy) con pasión excesiva pero, a la vez, y como compensación de ésta, con atinado realismo. Una curiosa obra que encuentra un lugar correcto en nuestra literatura contemporánea.

hace 6 meses
7

Esta bien, pero no creo que pasadas unas semanas recuerde este libro que se lee bien pero que no te emociona en ningún sentido.

hace 8 meses
9

Densa, densísima historia, con unos párrafos extremadamente largos que no facilitan en modo alguno su lectura. Sin embargo, es la novela más afamada de su autor y es innegable que la Barcelona que en ella aparece tiene la categoría de mito. Nadie olvidará jamás las andanzas de Onofre Bouvilla.

hace 1 año
7

Me gustó mucho el inicio del libro, con el retrato de esa Barcelona de finales del XIX y el relato del ascenso social del protagonista, del estrato más bajo a la cúspide de la mafia catalana. Sin embargo, hacia la mitad del libro, la historia degenera en excesiva ficción, con Bouvila convertido en un magnate que casi influye en el mundo entero, demasiado desproporcionado.

hace 1 año
5

Este verano he leído este libro de Eduardo Mendoza, no es el primero que leo, ya que es un escritor que me gusta mucho. Debo decir que me ha parecido un libro regular. Cosas que me han gustado, sobre todo, su ambientación; esa forma de mezclar la historia de Barcelona con un hecho fantástico, como es la historia de Boubila. Pero a veces era un poco tediosa de leer, todo y que su narrativa es impecable. La última parte del libro, con la narración a 4 bandas, me ha gustado mucho.

hace 1 año
8

Me parece una novela extraordinaria. El retrato social ´y político de la Barcelona de la época me encantó pero con lo que realmente me quedo es con la gran cantidad de personajes sencundarios que te encuentras, a cada cual más sorprendente.

hace 3 años
10

El ascenso mefistotélico de Onofre Bouvila a lo más alto de la ciudad de Barcelona está lleno de referencias exóticas como pueden ser las de Mata Hari, Buffallo Bill, Rasputin, Sissi, los los inicios del cine o los inicios de la aeronáutica; también de referencias históricas a la dictadura de Primo de Rivera, al anarquismo proletario y al enfrentamiento político entre Madrid y Barcelona. La primera parte me ha recordado mucho a la saga cinematográfica de El padrino, hasta en su estructura compleja, donde Onofre Bouvila es un perfecto Michael Corleone; la segunda parte me ha recordado al Charles Foster Kane de Ciudadano Kane, con esa villa decadente al estilo de Xanadú en lo alto de Barcelona. Me ha parecido una obra de una ambición importante en la que la Ciudad Condal que se retrata es un anticipo de la Barcelona modernista que más tarde retratará Carlos Ruiz Zafón en La sombra del viento. Es una novela de aventuras, gótica, llena de exotismo, de bellos anacronismos, mezcla de realidad y fantasía, en la que el lector parece estar sometido a una sesión de hipnosis. La capacidad fabuladora de Mendoza en torno a la ciudad de Barcelona nos recuerda al París de Victor Hugo o al Macondo de García Márquez o a las tribulaciones de Stendhal en Parma. Palabras mayores. Una novela extraordinaria que Mendoza sabe narrar con maestria y serenidad. Por ponerle algún pero a la novela, esa maestría y esa serenidad de Mendoza hace que no se entienda el uso abusivo de la palabra "etcétera", que a mi personalmente no me gusta nada, me parece que significa pura pereza. Por todo lo demás me parece una obra deslumbrante, personal y maravillosa. De lo mejor que he leído.

hace 3 años

Me lo recomendó una amiga, lo intenté hasta la saciedad pero no pude con él. Conozco Barcelona pero no me entusiasmo nada, lo dejé a medias

hace 4 años
6

No me gustó nada el libro. Lo comencé esperanzado ya que me gustaba lo que había leído de Mendoza, y me habían hablado muy bien del libro. El libro, en realidad comenzó bien, la historia del "raterillo" me gustaba, pero llegó un momento que el protagonista se me "atravesó". Me empezó a caer mal, muy mal, no me gustaba como era, me resultaba desagradable, y eso hizo que dejara de interesarme el libro. Y lo acabé por que no me gusta dejar los libros a medias.

hace 4 años
8

Estupenda, la recomiendo. Eduardo Mendoza es uno de mis autores favoritos.

hace 4 años
6

Una buena novela. Cuenta una amena historia, donde Onofre es el principal protagonista, y su ambición desmedida. Mendoza lo escribe con un estilo particular. El hilo conductor son las aventuras y ascensión económicamente y socialmente de este personaje extraordinario.
A partir de este argumento inicial surgen varias subtramas. Cualquier palabra o pensamiento puede ser el “resorte” para dejar la historia central, y el autor narra las más variadas digresiones .La más recurrente y principal, que llega a ser un personaje más en la novela, es Barcelona. Hace un gran recorrido histórico, social, político y anecdótico.
Luego hay un gran repertorio de personajes secundarios, desde los más extravagantes y surrealistas hasta personajes históricos, y numerosas anécdotas de todo tipo. Y casi siempre narrado con gran humor, sin olvidar el rigor histórico con su dramatismo.
La única pega que le pongo, es que algunas de estas tramas secundarias o divagaciones pueden ser excesivas. La mayoría son excelentes y fascinantes, con algún toque fantástico, surrealista o absurdo. Da a conocer personajes y hechos atractivos, pero hay otras que ralentizan y lastran la historia dando importancia a anécdotas pesadas y tediosas. Por fortuna son pocas las veces.
Novela recomendable con momentos divertidos, de aventura y con datos históricos.

hace 5 años
6

A mi personalmente no me ha gustado demasiado.. no creo que sea el mejor libro de Eduardo Mendoza ni de lejos.. hay muchos momentos tediosos en los que explica parte de la historia de la ciudad para situarte en el contexto histórico del personaje. A más a más se nota demasiado que el libro fué retomado por el autor al cabo de los años, practicamente no tiene nada que ver el personaje del principio de la historia con el del final y personajes que aparecen al principio, aparentemente importantes, desaparecen de la historia de un capítulo a otro. Eso sin mencionar como se le va la cabeza a Eduardo con el final del libro... En fin, un poco decepcionante. (el mejor libro que he leido de este hombre es Sin noticias de Gurb y con el que más me he reído, el asombroso viaje de Pomponio flato) por si alguno opina lo mismo que yo y quiere dar una segunda oportunidad a este gran escritor.

hace 6 años
8

Por culpa de esta novela magistral me compré el misterio de las aceitunas o algo por el estilo. Ni el título me ha quedado en la memoria despues de la decepción que sentí con esta supuesta incursión al humor absurdo que para mi es nada más que eso, absurdo. Creo sinceramente que el humor exquisito de Mendoza se encuentra en sus novelas aparentemente no humoríisticas. Otros caso es sin noticias de Gurb, que vuelve a ser otra réplica de las aceitunas y aparentemente de la cripta... que tampoco empezaré a leer. A pesar de eso "La ciudad de los prodigios" una maravilla.

hace 6 años
8

Esperaba mucho de esta novela y no me ha defraudado. Con una prosa fluida, un lenguaje sencillo y una fina ironía, Mendoza crea una novela de fácil lectura, que nos permite caminar por la Barcelona de finales del siglo XIX y principios del XX. Vemos como la ciudad crece y se moderniza a través de personajes y hechos tanto históricos como ficticios que se entremezclan magistralmente a lo largo del libro. Una muestra de novela picaresca, con un protagonista para el que el fin siempre justifica los medios.

hace 6 años
4

Si quereis una historia buena de verdad.... no leais este libro. Es una historia vacía y para acabar como lo hace, pues nos saltamos 300 páginas y nos quedamos tan anchos. Para quien lo quiera lo ofrezco en bookmooch

hace 6 años
8

Muy buena novela que te hace viajar por la barcelona de finales del XIX y principios del XX.

hace 6 años
10

Nos encontramos sin lugar a dudas ante la mejor novela de Mendoza.Tanto la historia como el relato atrapan y recrean fielmente la Barcelona de finales del siglo XIX y principios del XX de una forma magistral y dota a sus personajes con esa sutileza irónica tan característica de las novelas de Mendoza.

hace 7 años
8

La novela transcurre entre las dos Exposiciones Universales de Barcelona (1988 y 1929). Un inmigrante pobre llega la ciudad y consigue abrirse paso y llegar a la cima del poder financiero y delictivo. Todo esto narrado con el sentido del humor propio de las novelas picarescas. Una novela magnífica.

hace 9 años
10

Es tambien su forma y estilo los que enganchan ,esta sutil ironia ,esta sensacion de ridiculo comico siempre presente que hace que,estes sonriendo al leerlo .Esto y el que la novela es redonda ,magnifica.

hace 9 años