Resumen

A sus diecisiete años Maya es una chica más o menos normal: su vida transcurre entre las ideas de su madre, los besos y peleas con Abel, los conciertos de rock, las amigas, la escuela… Hasta que un día despierta en un callejón, sola, con la ropa rota, débil y en medio de un charco de sangre. Los cambios que experimenta en los días que siguen la hacen darse cuenta de que su vida acaba de tomar un giro violento e irreversible. Ahora debe enfrentarse a su identidad y a la responsabilidad que implica una herencia que no pidió ni esperaba…

3 críticas de los lectores

10

En mi opinión es un libro muy bueno, ya leí la trilogía completa y es muy entretenido el libro porque te hace ver a los vampiros de otra manera, también te hace imaginar que tu eres la protagonista enserio lo recomiendo para leerlo

hace 7 años
1

no me gusto la historia... tiene sentido el hecho de que no le gusta lo que es el ser vampiro y los daños que hace a esto... pero es una niña terca que no esta desamparada en ese mundo, tiene quien la entiende y la ayude le dicen que hacer y como hacerlo etc etc aun asi va y se mete en problemas, y al menos a mis gustos no me agrado que me dijeran (indirectamente) que iba a ver una continuacion... o al menos asi te deja el libro.

hace 8 años
6

Hay que reconocerle un mérito a esta novela y es que entre tanta literatura juvenil dedicada al tema de los vampiros, es primera vez que leo una historia situada en la realidad, en la vida normal y en cómo afectan las circunstancias que vive la protagonista a su entorno cercano, su familia, sus amigos. Creo que si algo así realmente pudiera pasar, sería muy parecido a como está descrito en este libro. Por lo mismo, aunque la novela tiene bastante acción, no es su fuerte. Lo más rescatable es el autoconocimiento del personaje principal ante su nuevo estado, en como lo odia y como odia hacerle daño a sus seres más queridos, especialmente su madre. Estos monólogos internos suelen ser bastantes extensos, pero la verdad se leen bien. Donde se cae rotundamente es en el final, que queda completamente abierto a una segunda parte. Muchos libros lo hacen, pero al menos se tiene la deferencia hacia el lector de darle un cierre al conflicto principal del libro que se está leyendo. Aquí no, simplemente se acaba y da lo mismo que se hubiera cortado en cualquier capítulo. Realmente defrauda y uno se queda con la desagradable sensación de que se leyó un libro escrito con un fin puramente comercial.

hace 8 años