FORTUNATA Y JACINTA (VOL.I) PÉREZ GALDÓS, BENITO

Nota media 7,97 Muy bueno 145 votos 6 críticas

Resumen

Publicada en cuatro volúmenes entre enero y junio de 1887, FORTUNATA Y JACINTA es la obra de mayor aliento de Benito Pérez Galdós (1843-1920). Sobre el trasfondo de la Primera República, el golpe de Pavía y el inicio de la Restauración, el gran narrador construye un vasto universo de ficción que se mueve entre esos dos polos que son las mujeres que dan título al relato y los mundos que representan. Ellas son los hilos conductores de esta «selva de novelas entrecruzadas» animada por secundarios inolvidables y muchas otras figuras de la más variada condición y mentalidad. El talento de Galdós para la caracterización psicológica de los personajes y su poderosa imaginación para concebir tramas argumentales sitúan esta prodigiosa novela, junto con «La Regenta» de Clarín, en la cima de la narrativa española del siglo XIX.

6 críticas de los lectores

10

Poco se puede añadir de una obra maestra del realismo del siglo XIX. Un historia contada en dos partes sobre la marcada diferencias sociales entre los más privilegiados y la población paupérrima que habita el Madrid del siglo XIX que, con gran maestría, nos narra Don Benito Pérez Galdós. Al hilo de los acontecimientos políticos y sociales, avances y progresos de la sociedad de la época, en este primer volumen nos narra la historia de una de estas mujeres, en este caso la socialmente privilegiada, que forma matrimonio con el protagonista, Juanito de Santa Cruz, prototipo de burgués sin problemas económicos y mucho tiempo libre. Me encanta la frase con la que Galdós presenta al personaje, apodado en la historia El Delfín, por ser hijo único y, por lo tanto, único heredero de la fortuna de los Santa Cruz: "de estos hombres que se recomiendan con su figura antes de agradar con su trato".

hace 3 años
8

Libro excepcional, auténtica obra maestra, con los personajes y situaciones, las calles de Madrid y los acontecimientos históricos, todo ello entrelazado como sólo un autor excepcional podría hacer. Esta primera parte nos presenta a los personajes,y comienza a plantear las situaciones. Lo más destacable para mí son dos cosas: la presentación de los personajes a través de los ojos de otros personajes, casi siempre personajes secundarios ( la presentación de Fortunata a través del relato que Juan le hace a su esposa, el tratamiento dado a los hermanos Rubín, la descripción de Mauricia antes de que aparezca gracias a la charla de Guillermina con su hermana, la presencia del boticario amigo de Maxi, etc. ), que nos permite conocer a los personajes poco a poco, recabando información de varias fuentes, unas favorables y otras desfavorables, con lo cual podemos llegar a conocerlos un poco menor; y por otro lado la imprensión durante toda la primera parte de que todavía es posible la esperanza, de que todos los personajes tienen posibilidades de salvarse y ser felices, a pesar del aura de fatalidad que acompaña a varios de ellos ( principalmente, a Fortunata ). Sin duda esta primera parte pertenece a Jacinta, pues se centra no sólo en ella, sino en las personas de su entorno, que en la segunda parte se enfrentará al entorno más humilde de Fortunata.

hace 6 años
6

Excelente. Me encanta su estilo. Hace que te enamores de cada personaje y te identifiques con cada uno de ellos.

hace 7 años
9

Es un clásico de la literatura española y mundial. Indispensable.

hace 7 años
10

A Benito Perez Galdós merece la pena leerlo siempre. Sus episodios nacionales son maravillosos y esta novela es espectacular. Cuando estaba leyendola recorría las calles de Madrid que describe en el libro y me figuraba a los protagonistas camiando por ellas. Es un libro que te atrapa desde el primer momento. Muy recomendable

hace 7 años
10

Al leer esta obra se respira el aire que se cuela por sus páginas, viviendo con Fortunata y su desgracia, con Juanito y su chulería despreocupada, con Jacinta y su esterilidad casi culpable, con Maximiliano Rubín y su locura intermitente con una razón perfecta, con Doña Lupe la de los Pavos, con Doña Guillermina la Santa, con Mauricia la Dura; todos ellos imborrables y perfectos, tan perfectos que a uno le parece mentira que no hayan existido. Resaltar un personaje silencioso pero omnipresente durante toda la obra: Madrid. El autor se deleita describiendo sus calles, sus comercios, sus gentes, sus fiestas, sus miserias.

hace 8 años