EL GUETO INTERIOR AMIGORENA, SANTIAGO H.

Nota media 10 Excelente 1 voto 1 críticas

Resumen

«No sé si se puede hablar del Holocausto. Mi abuelo no lo intentó. Y si yo traté de encontrar algunas palabras, si busqué cómo decir lo que él calló, no es solo para calmar su dolor: no es para recordarlo, sino para olvidarlo.» Salvarse del horror puede convertirse en una condena peor que perder la vida. Esta es la historia real de Vicente Rosenberg, el abuelo del autor, un judío que abandonó Polonia en los años veinte dejando atrás a sus padres y hermanos para empezar una nueva vida en Buenos Aires. Ahí se casó, tuvo hijos, se convirtió en propietario de una tienda de muebles y fue descuidando el contacto con su familia. Su madre, sin embargo, nunca dejó de enviarle cartas, una correspondencia que se convirtió en el testimonio de una mujer que quedó encerrada en el gueto de Varsovia. Esas cartas le hablan a su hijo del hambre, el frío y el miedo que precedieron el asesinato de millones de personas en toda Europa. Cuando Vicente se da cuenta de lo que está pasando, ya es demasiado tarde y las cartas dejan de llegar.

1 críticas de los lectores

10

Un relato transmitido de, generación en generación, por los familiares de, Vicente Rosenberg, quién emigró de, Polonia hacía Argentina, logrando escapar de la Shoah (Holocausto), pero sus familiares, no lo lograron. Con esto, él deja en Polonia y Rusia, a su madre, a sus hermanos y, una vez más, la aniquilación del yo, empleado por, la más mortífera maquinaría de muerte, no se aplica apenas a sus prisioneros, pues ella traspasa fronteras, logrando aniquilar a los familiares de sus víctimas, que son, presas de, la incertidumbre, anonadándolos. La narrativa trasciende el gueto, de manera serena, no narrando sus horrores, pero sí, calando, todo lo que se siente y, haciendo con qué, uno se pregunte: ¿Por qué? Una narrativa, realmente merecedora de, la indicación de los tres grande premios franceses de literatura, finalista del Goncourt y del Médicis y nominada al Renaudot.

hace 3 meses