CARTAS DE UN HIPOCONDRÍACO A SU MÉDICO DE CABECERA CHÚMEZ, CHUMY

Nota media 5 Regular 1 voto 0 críticas

Resumen

Chumy, maestro de un cierto humor negroide, triste y desengañado, expresa a su médico de cabecera sus temores, sus dolores, sus quejas de hipocondríaco no siempre reconocido y su dolor porque no se le atienda, no se tenga en cuenta el valor de su queja y de su preocupación por su cuerpo. Le duele particularmente que no se le reconozca el derecho a quejarse o a buscar solución a ciertos problemas de la edad (acúfenos, osteoartritis) o que como recuerda en varias epístolas, estuviera a un palmo de la muerte porque se descartó que sus dolores abdominales fueran reales a causa de una localización anatómicamente inhabitual. Todo un alegato de un usuario de la Medicina, hipocondríaco o no, que echa en cara a los médicos su frialdad, su lejanía y su incapacidad para aportar el consuelo que el enfermo (y el ciudadano) necesita para poder seguir bregando.